Perder peso a través de la «Real Food»

A todos nos gustan las tapitas, el pescaíto frito, las cervecitas pero claro… ¡cuando te pesas entras en modo drama!

A lo mejor piensas que con una dieta détox de esas y un drenante de nuevo eres tú… O no…porque lo que bajas en la semana, sube el fin de semana. Vuelta a empezar y tu cuerpo no reacciona igual…claro… es hora de plantarse y replantearse las cosas…porque somos lo que comemos. ¿Qué comemos?

La sociedad se infla a ultraprocesados, además con etiquetas que nos esconden su maquiavélica composición, detrás de reclamos como light, bajo en grasas…( pero híperlleno de azúcares…) y nutricionalmente muy pobres que hacen que siempre estemos cansados, con hambre y comamos más.

Nos unimos a esa corriente que tanto suena: el REALFOOD, que si se lo contamos a nuestras abuelas, es la de comer con cabeza, y comer lo de siempre y cuando toca.

Consiste en comer con consciencia, con conocimiento del producto que comemos, y de su alto valor nutricional. Ojo, no es fácil y te pasará como a mi…que la primera vez, te pasas más tiempo en el hipermecado que todas las veces que has ido antes. Empiezas a leer las etiquetas y comprenderlas.

Nuestras recomendaciones:

  • Si no tiene etiqueta, mejor, eso es que es una materia prima ( quien ha visto la etiqueta de unas manzanas…)
  • Olvídate de esos nombres que se anuncian como sanos, pro y todo lo que te ha dicho la publicidad, es eso, publicidad.
  • Las etiquetas de valor nutricional nos habla de cantidad de Kcal, no de la calidad… preferible son unas almendras a un donuts, pero quizás las almendras parezca que tienen más kcal…
  • El orden de los ingredientes, descubrirlo es como que Marie Kondo te enseñe a doblar los chalecos para que ocupen menos. Los ingredientes aparecen según cantidad que representan, de más a menos, y es en esos momentos cuando descubrimos que el jamón de york no existe o que el fiambre de pavo es más patata que pavo. (Se te queda la misma cara de sorpresa que cuando ves que todos tus chalecos caben en un único cajón…)
  • Reconocer al enemigo número uno, el más huidizo, ese que siempre se oculta…el AZÚCAR. Puede presentarse como almidón modificado, jarabes de glucosa, sacarosa, fructosa…

Vamos, como diría nuestra abuela, cuanto menos letras y menos E mejor, que eso parece un medicamento…Compremos como ellas hacían, de manera local y de temporada.

Pasa de pensar qué triste manzana es tu merienda, y disfruta ahora de elaborarte macedonias de fruta de temporada, sustituir los doritos por zanahorias baby y de comenzar en casa tu propio masterchef. Sin olvidar lo gustoso de ir a una buena frutería y experimentar los olores de la fruta y verdura fresca o lo bien que sienta un buen potaje de lentejas…como el que hacían las abuelas.

Disminuyendo las carnes procesadas, aumentando las legumbres, eliminando los azúcares añadidos y haciendo un poco de ejercicio, poco a poco iré perdiendo a mis indeseables okupas de las caderas, detecto mejor los sabores naturales de los alimentos, ayudo a que el sistema sea más sostenible (la larga y terrible historia de la explotación agrícola) y ante todo, me siento mejor.

Rompiendo mitos sobre la depresión

Esta semana en la que el frío por fin ha llegado, salimos de noche de casa para el trabajo o el cole y volvemos también casi de noche, es normal que nuestro ánimo decaiga… Parece que estamos deprimidos pero es importante no confundir conceptos ni momentos de mayor tristeza o decaimiento con esta enfermedad.

La depresión es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo prolongado. La mayoría de nosotros se ha sentido de esta manera alguna que otra vez pero sólo durante espacios cortos de tiempo.

Hoy desde Farmacia Aleste, queremos eliminar la confusión e insuflar un poco de ánimo a todos, y para ello hemos estado recogiendo algunas creencias y dudas:

Nadie es triste porque es triste… La tristeza persistente es uno de los síntomas de la depresión, pero este problema de salud mental puede presentar también síntomas físicos como pérdida del apetito o por el contrario, comer más de la cuenta, alteraciones de sueño (insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta) fatiga generalizada, dificultad para concentrarnos, recordar y tomar decisiones, dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos que no responden al tratamiento. También pueden presentarse síntomas emocionales como cambios en el comportamiento, falta de autoestima y pérdida de interés por actividades habituales… En las personas enfermas, estos síntomas duran más de dos semanas. Si te son conocidos, no lo dudes y busca ayuda sin miedo.

Cualquier persona, independientemente de su sexo, etnia o edad puede tener depresión en un momento determinado de su vida. Ciertos acontecimientos vitales difíciles de afrontar pueden actuar como desencadenantes (pérdida de seres queridos, desempleo…) pero se trata de un problema de salud mental en sí mismo.

Según la OMS, es el problema de salud mental más común y afecta a 121 millones de individuos en todo el mundo. Imagina, ¡hasta un 10% de las personas necesitarán ayuda para vencer la depresión durante su vida y hasta un 20% presenta riesgo de padecerla. Así que que no te quepa duda…¡superarla es de valientes!

Es cierto que existe una depresión orgánica, una depresión asociada a ciertas enfermedades del Sistema Nervioso Central (parkinson, tumores, demencias, esclerosis múltiple, epilepsia…etc) y entre el 25%-40% de las personas afectadas presentarán un trastorno depresivo en el curso de su condición. También determinados trastornos endocrinos se asocian a la depresión, como el hiper/hipotiroidismo. Si teneis algún familiar que sufre alguna enfermedad de las mencionadas u otras que afecten de manera importante en su día a día, estad atentos para poder ayudarle.

Hasta hace no mucho tiempo, se asociaba la depresión con un déficit de serotonina, noradrenalina o dopamina. Estudios más recientes apuntan a lesiones en ciertas neuronas que no detectan correctamente estos estímulos. Los antidepresivos más modernos funcionan regulando la cantidad de estás sustancias en nuestro organismo.

Por sí sola, o en combinación con otros tratamientos, la terapia psicológica cognitivo-conductal y, en menor medida, la interpersonal se han probado eficaces en el tratamiento de los distintos tipos de trastornos depresivos. Todos necesitamos de vez en cuando, hablar y expresar nuestros problemas y tristezas con palabras, para verlos desde fuera de nuestra cabeza. Los psicólogos son especialmente útiles para tratar los síntomas de la depresión y enseñar al paciente a modificar las características de su personalidad que le predisponen ésta,  así como detectar y combatir los síntomas de manera temprana y prevenir las recaídas. Es hora de que se acaben ya las vergüenzas y pidamos la ayuda de un profesional sin reparo 🙂

La depresión es uno de los problemas de salud mental que mejor responde al tratamiento. La OMS señala que un 60-80% de los individuos afectados responde positivamente a un tratamiento combinado de fármacos y psicoterapia. Pero ¡ojo! la recuperación no es inmediata y puede llevar varios meses y requiere ante todo mucha voluntad para superarlo.

Está demostrado que el estrés incrementa la presencia de hormonas esteroideas como el cortisol en la sangre y en el cerebro. Es posible que la presencia mantenida (no ocasional) de cantidades elevadas de esas hormonas en el cerebro sea una causa destacada de la lesión de las neuronas del hipocampo y ocasione la caída en  una depresión. Por suerte, desde hace unos años sabemos que ciertas zonas del cerebro las neuronas son capaces de regenerarse, por eso es importante tomarse la vida con tranquilidad, intentar focalizarse en el lado positivo de las cosas y disfrutar de los pequeños placeres y de las personas que queremos.

Nosotros, por nuestra parte os queremos recomendamos apuntar cada noche diez cosas buenas que os hayan pasado durante día, aunque sea simplemente haber tomado un cafe caliente cuando tenías frío o escuchar vuestra canción favorita en el coche;  porque saber pararse en esos detalles y disfrutarlos ayuda a que el estrés desaparezca y que la vida sea más “happy” en los difíciles tiempos de corren. La felicidad no es cuestión de suerte…¡es cuestión de actitud!

 

 

Vitaminas para superar el Invierno

En épocas como esta, en las que además de estar a dieta hace mucho frío, podemos sentirnos un poco más débiles. Si además eres de los que se presentan a los exámenes, más motivos aún para necesitar algo más de energía…

¡Es normal que nos cansemos y nos resfriemos más de lo habitual llevando tantas cosas para adelante! Por eso muchas veces, en situaciones como estas,  es recomendable darle a nuestro organismo un aporte extra de vitaminas.

 

 

Todos conocemos la importancia de las vitaminas en la salud humana. Estos micronutrientes son imprescindibles para el organismo; actúan en diversos procesos de regulación del metabolismo y son vitales para transformar los alimentos en energía.

Hay 13 vitaminas diferentes, clasificadas en:

Solubles en agua, que incluyen el grupo de vitamina B y vitamina C. Son fácilmente expulsadas por el cuerpo a través de la orina. Debido a que no se pueden almacenar, es necesario tomarlas con mayor frecuencia.

La Vitamina C, sabemos que es un importante cofactor del sistema inmune, así que no dudes y aprovecha para comer naranjas, ricas en ella y prevenir así enfermedades. El complejo de vitamina B presenta funciones importantes para el sistema nervioso.

Solubles en grasa,  que incluyen las vitaminas A, D, E y K . Cuando entran en el cuerpo, son absorbidas por el tracto intestinal y pasan al torrente sanguíneo. Son más difíciles de disolver y las cantidades en exceso se almacenan en el hígado o en la grasa del cuerpo.

La paradoja de las vitaminas es que salvo la Vitamina D, el organismo es incapaz de fabricarlas por sí mismo, por lo que una dieta variada y equilibrada es importante para asegurar conseguir el aporte diario de vitaminas imprescindibles para funcionar como un reloj.

En los casos en los que la alimentación es insuficiente o en épocas de más desgaste, siempre podemos recurrir a complementos alimenticios ricos en vitaminas y minerales y suplementos que merman la fatiga y favorecen tu rendimiento intelectual, cognitivo y físico. Es la ayuda ideal para afrontar el periodo de exámenes con la energía que necesitas, por ejemplo. También niños con un crecimiento rápido, mujeres que toman anticonceptivos, ancianos y personas que presentan tratamientos crónicos con fármacos, puesto que éstos pueden afectar a la absorción de vitaminas.

Pero ojo, los complejos vitamínicos no deben sustituir nunca a una dieta equilibrada ni a un estilo de vida saludable, sólo sirven para complementarlas.  Un déficit de vitaminas da la cara con síntomas como pérdida de apetito, fatiga, falta de concentración, irritabilidad, apatía o insomnio. 

Muchas personas temen sufrir una sobredosis de vitaminas cuando toman complementos como el Supradyn o  el Multicentrum. La Vitamina C y del grupo B no presentan ningún peligro, puesto que al ser hidrosolubles se eliminan por la orina cuando existe un exceso.

En cambio, la Vitamina A sí que puede tener efectos nocivos cuando se tomas más de 200000 UI en una sola dosis en tratamientos prolongados, y la vitamina D no debe sobrepasar las 100000 UI. Pero obviamente en una suplementación no se alcanza esa dosis diaria y el tratamiento prolongado solo  llega a provocar la acumulación de 10 a 5 veces la cantidad recomendada. Por tanto, siempre que estés controlado por tu médico o farmacéutico no existe ningún riesgo.

Si estás ahora a dieta y te sientes con cansancio o si de tantas horas de biblioteca ya estás ko… No te dejes vencer ¡pásate por Farmacia Aleste y nosotros estaremos encantados de aconsejarte!

 

Complementos Alimenticios: Una ayuda cuando la necesitas

Los complementos alimenticios o nutricionales son productos que sirven para reforzar una dieta normal, o alguna carencia que se deba solventar. Se conocen como complementos alimenticios a productos concentrados de nutrientes o sustancias que tienen un efecto nutricional o fisiológico. Dentro de este grupo podemos encontrar una amplia gama de clases de nutrientes, como son las vitaminas, los minerales, los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales, la fibra, las proteínas o los antioxidantes, entre otros.

¿Son medicamentos?

Es muy importante tener claro que estos productos no son medicamentos, de ahí que no se necesite receta médica para su dispensación, aunque es aconsejable que sea recomendado por algún profesional sanitario, como el farmacéutico ya que conoce el estado de salud de la persona. Por otro lado, no se destinan para curar ninguna enfermedad, sino para mejorar el bienestar de la persona que lo tome.

¿Y seguros?

Que no sean medicamentos no significa que no estén sometidos a una estricta legislación que les hace seguros para su consumo, si facilitan la identificación del origen y las diferentes etapas de su proceso de producción y distribución. Por otro lado, la ley obliga etiquetar las sustancias que no lo componen, así como las indicaciones de uso en las que se deben tomar y los aportes diarios recomendados.

Debemos apuntar que la palabra saludable hoy en día se utiliza con mucha facilidad al hablar de ciertos complementos alimenticios, productos hechos a base de plantas y demás sustancias con propiedades, en un principio, beneficiosas para el organismo.

Momentos Puntuales

Debido al alto ritmo de vida que llevamos estamos cayendo en el error de seguir una dieta poco variada, lo que suele dar lugar a un déficit nutricional. Esta es una de las razones por las que se recurre a la toma de estos complementos. Por otro lado, hay quien que, por circustancias concretas, tienen que cubrir necesidades nutricionales con suplementos porque através de la alimentación no es posible, como puede ser el caso de personas con alguna enfermedad crónica o las embarazadas. Ellas necesitan un aporte importante de ácido fólico y yodo que no siempre puede conseguir con la comida habitual diaria. Algo parecido ocurre con los vegetarianos estrictos que suelen presentar déficit de vitamina B12.

También se da el otro extremo, gente que los toma cuando les hce falta, sin tener en cuenta que una ingesta excesiva puede resultar perjudicial para la salud.

Algunos ejemplo que seguro todos conocemos:

1. Vitaminas

Son nutrientes imprescindibles para la vida, pero como no pueden ser sintetizadas por el organismo, hay que obtenerlas de los alimentos o los complementos. Si se toman de forma equilibrada, proporcionan un correcto funcionamiento fisiológico. Se clasifican por su solubilidad, si son solubles en agua (Complejo vitamínico B, vitamina C) o en lípidos (Vitaminas A,D,E y K)

2. Oligoelementos

Son sustancias que intervienen en el metabolismo y se encuentran en cantidades pequeñas en el mismo. Actúan como catalizadores enzimáticos y equilibran reacciones fisiológicas del organismo. Entre ellos se encuentra el cromo, el cobre, el manganeso, el fósforo o el potasio.

3. Acidos Grasos Esenciales

Son los que el organismo no puede sintetizar a partir de otras sustancias, por lo que es necesario su aportación por medio de los alimentos. Entre ellos están los ácidos grasos w3 y w6. Los ácidos grasos w3 se encuentran en alta cantidad en los pescados azules principalmente, y en algunas semillas, como las de lino, y en las nueces. Su acción provoca una disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos, y disminuye la agregación plaquetaria en la sangre. Todo esto los hace ser cardioprotectores

4. Antioxidantes

Son moléculas capaces de prevenir o retrasar la oxidación celular que producen los radicales libres y que dañan las células. Los antioidantes se consiguen con una alimentación equilibrada en frutas y verduras. En caso de no comerlos, se toman los suplementos. Dentro de los complementos se utilizan mucho las vitaminas A,E C, el betacaroteno, el selenio y el zinc.

5. Calcio

Los distintos complementos se diferencian por la forma química del calcio. Lo más corriente es en forma de carbonato si se va a tomar con el estómago lleno, o citrato si se va a tomar con el estómago vacío. Tambiém se pueden encontrar en el mercado muchos alimentos enriquecidos con calcio.

6. Vitamina D La mitad de las necesidades de esta vitamina se cubren con la exposición controlada al sol, y el resto a través de la alimentación. Los suplmentos de vitamina D se aconsejan a: -personas mayores -Individuos de piel oscura -Personas con enfermedad de Crohn o celiaquía -Personas obesas -Bebes y niños pequeños.

En nuestra farmacia contamos con una amplia gama de complementos nutricionales y a un personal cualificado para atender cualquiera de vuestras dudas

Pide a los Reyes cosmética natural

¡Ya hemos empezado un año nuevo! Comienza un 2020 repleto de muchos y buenos propósitos y con una de las fechas más mágicas ya a la vuelta de la esquina ¡Que ya están aquí los Reyes Magos!

En Farmacia Aleste sabemos el ajetreo y estrés que todas estas celebraciones acarrean y queremos empezar el año junto a ti, para que no te olvides de ti a la hora de escribir la carta y pedir tus regalos. Queremos también ayudarte a cuidarte de la manera más natural posible y que en 2020 ¡estés radiante!

Así que apunta en mayúsculas en tu carta, que los Reyes están a tiempo aún, COSMÉTICA NATURAL. 

Pero… ¿qué tiene la cosmética natural de especial? 

Los defensores acérrimos de la cosmética ecológica y natural prefieren incluir en su rutina productos menos milagrosos pero más honestos. Quizá va siendo hora de ver por qué vale la pena abrazar la belleza verde. Te damos algunas razones:

1. La piel también es un órgano

¿Consumirías un producto si supieras que contiene ingredientes dañinos para tu organismo? Sin embargo hacemos caso omiso a las advertencias sobre determinados ingredientes y nos embadurnamos en ellos. Pero la piel es órgano más de nuestro cuerpo y por ella ¡se cuelan! en nuestro organismo parte de las sustancias de nuestros productos de belleza. Quizá vale la pena parar a leer las etiquetas y saber con qué estamos alimentando nuestra piel, ¡mejor con ricos aceites esenciales que con impronunciables ingredientes!

2. La cuestión de los parabenos

Una de las familias de ingredientes más polémica. Se utilizan como conservantes en todo tipo de productos de belleza e higiene personal – sí, se pueden encontrar en dentríficos, desodorantes e incluso en lubricantes- y se han vinculado con el desarrollo de tumores, aunque todavía no hay estudios concluyentes.

3. El problema de las fragancias

Las marcas no suelen especificar de qué se componen las fragancias de sus productos que aparecen como tales en la lista de ingredientes. Fragancia puede querer decir que se trata desde un aceite esencial, en algunos casos, a varias docenas de compuestos químicos a los que no sabemos cómo va a reaccionar nuestra piel.

4. Qué bien huelen y qué bien sientan

Todos los ingredientes de un cosmético natural o ecológico tienen una función u otra. Al utilizarse aceites naturales como portadores (de coco, de aguacate, etc), incluso cuando no tengan una propiedad determinada, nutren y cuidan la piel. De la misma forma, los aromas también proceden de aceites esenciales, proporcionando un olor sutil y natural.

5. Menos packaging, menos residuos

Las firmas de cosmética natural suelen preocuparse de que el impacto de sus productos en el medio ambiente sea el mínimo. Más allá de los ingredientes, ponen atención en todo lo que utilizamos, como el packaging. Cartón o plástico reciclado, tintas ecológicas, uso de materiales mínimos, etc. son los recursos habituales para cuidar el entorno.

Así que si te sientes con fuerzas para superar toooooodo el bombardeo publicitario sin sucumbir a un perfume porque en su anuncio se hable en francés o su protagonista salga de una piscina llena de oro líquido y te decides a elegir tu cosmética por los ingredientes que la componen, ¡la cosmética natural ecológica es lo tuyo!

Corre a decírselo a Melchor, Gaspar y Baltasar que ya están de camino pero seguro que aún están a tiempo de cuidar de tu piel ¡que para eso son magos! Y ellos son expertos en mirra… 😉