¿Hasta cuándo amamantar a tu bebé?

¿Es la lactancia materna la mejor opción para los niños? Vamos a analizarlo desde todos los puntos de vista:

Antiguamente los niños se alimentaban con leche materna hasta los tres o cuatro años. Y si las madres no podían se recurría a las nodrizas. La razón no se ceñía exclusivamente a que no existieran otras opciones, sino a que realmente era, y sigue siendo, el mejor alimento que pueden recibir los pequeños para crecer sanos. No en vano, los seres humanos somos mamíferos y no hay nada mejor que la leche de la propia especie.

Existen muchas asociaciones prolactancia cuyo objetivo es concienciar sobre los beneficios de continuar dando el pecho a los bebés más allá de los seis meses, algo recomendado, además, por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los niños que lo siguen haciendo por encima el año obtienen una gran cantidad de calorías, minerales y vitaminas. Algunos, incluso, lo convierten en el postre ideal o en lo único que quieren tomar cuando están malitos. Sin olvidar, eso si, que a medida que crecen, los pequeños necesitarán introducir también otros alimentos en su dieta que aseguren un correcto desarrollo.

Sin embargo, la realidad a veces se impone y condiciona enormemente a las madres a la hora de dar de mamar a sus hijos. Por un lado, en la sociedad actual no siempre está bien visto ver a niños mayores de tres o cuatro años colgados de la teta de su madre y, por otro, después de los cuatro meses de baja maternal, llega la inevitable vuelta al trabajo. Así que aparecen las dudas: ¿qué van a pensar de mí?, ¿seguiré teniendo leche suficiente?, ¿necesitaré extraerme leche durante las horas de trabajo? Estas y otras incertidumbres son las responsables de que algunas madres renuncien enseguida a dar el pecho a sus hijos.

UNA DECISIÓN PERSONAL.

Lo primero que hay que tener claro es que es una decisión muy personal, porque se trata de un vínculo que relaciona a madre e hijo de un modo especial. Dar el pecho refuerza los lazos entre los dos y para el bebé no es cuestión solo de alimentarse, sino que el contacto físico con su madre le tranquiliza y le da seguridad.

¿SEGUIRÉ TENIENDO LECHE?

Sí, si se mantienen las tomas a demanda, ya que cuanto más mame el bebé, más leche se produce. Además, si la madre empieza a trabajar, lo más normal es que tenga que extraerse algo de leche para dejar almacenada en casa. Esta succión, aunque artificial, surte el mismo efecto. Lo que hay que tener en cuenta es que, tanto si se decide usar un sacaleches eléctrico como uno manual, es conveniente que la madre se encuentre serena y relajada cuando los utilice. Es mejor dejarla a solas para que las prisas no afecten a la cantidad de leche que pueda sacar. Puede ayudar hacerlo en la habitación del bebé o teniendo cerca algo con el olor del pequeño que estimule las hormonas encargadas de producir la leche.

¿EL ESTRÉS AFECTA A LA LACTANCIA?

Sin duda. Desde la Asociación Española de Pediatría (AEPED) se hace especial hincapié en este aspecto como un factor que puede llegar a reducir la producción de leche materna. Para evitar que el estrés de comenzar a trabajar, junto a la responsabilidad de seguir amamantando al bebé, afecte a la lactancia, la madre necesita, sobre todo, descansar todo lo que pueda y, para ello, tiene que poder delegar. Contar, con una buena red de apoyo (familia, pareja, amigos u otras madres con la misma experiencia) es fundamental para que la lactancia sea duradera y placentera. Algunas asociaciones, como la Liga de la leche, ofrecen grupos de apoyo para aquellas mujeres que lo necesiten.

LA VUELTA AL TRABAJO

Unas semanas antes de incorporarse al trabajo, se recomienda que la persona que va a encargarse del bebé se familiarice con él y con la forma de darle la leche (lo más normal es que sea en biberón). De este modo, el pequeño se sentirá más tranquilo (no olvidemos que para los bebés mamar no solo consiste en alimentarse físicamente, también es un momento de mimos y nutrición emocional).

Después, durante los día laborales, si la madre ofrece el pecho al bebé justo antes de irse a trabajar y luego nada más llegar a casa, es posible que, en sus horas de ausencia, solo necesite una o dos tomas de leche. La razón es que algunos bebés no comen nada mientras su madre está fuera: se dedican a dormir para luego reclamar todo lo que necesitan, en cuanto su mami vuelve.

Cuando la madre esta en casa, se aconseja seguir con las tomas a demanda, como comentábamos antes. Y para los bebés mayores de seis meses complementar con otros alimentos apropiados a su edad, como purés de frutas y verduras. En este caso, resulta muy práctico darle este tipo de alimentos cuando mamá se va a trabajar. Así no será necesario tener mucha cantidad de leche almacenada y el pequeño irá experimentando nuevos sabores que empiezan a ser fundamentales en su dieta.

¿Qué pasa con el nolotil?

No sabemos si hemos comenzado el mes hablando más de Rosalía o del Nolotil… ambos están hasta en la sopa ……pero qué me dices… ¿Es malo el Nolotil? Algo está pasando con unos de los medicamentos que más se consume en la farmacia española y claro….saltan las alarmas.

Empecemos por el principio: ¿Agranuloci…qué?

La noticia nos ha llegado porque en Reino Unido han muerto 10 personas que habían sido tratadas con metamizol ( principio activo del Nolotil) en España. Claro, titulares así venden y parece que es el apocalipsis. Pero lo que ha sucedido es una reacción adversa que está descrita y que afecta especialmente a la población no mediterránea.

Sin embargo, todos tenemos que comer… y a los periódicos en ocasiones les viene bien causar impacto y obtener un buen puñado de clics ¿Qué podemos hacer para conseguirlo? ¡Lo mejor es crear una alarma y ser tendencia en redes sociales e informativos!

Nosotros queremos ayudar un poco y que la tendencia en redes siga siendo más Rosalía que Nolotil.

A todo esto… ¿Sabemos que es el Metamizol/ Nolotil? Es un medicamento principalmente utilizado como analgésico y antipirético.  Como todos los medicamentos, tiene efectos adversos descritos que se deben tener en cuenta. Uno de los más graves es que al consumirlo el paciente deja de producir neutrófilos (los conocidos glóbulos blancos). Como todos recordamos, gracias a Érase una vez la vida, los glóbulos blancos son una importante defensa del organismo para evitar infecciones, de modo que al dejar de producirlos somos susceptibles de una “super bajada de defensas” que puede provocar como en el caso de los ciudadanos británicos afectados, la muerte.

Este efecto adverso lleva escrito en el prospecto del Nolotil desde antes de que Farmacia Aleste llegase a Sevilla Este. Y en ciertos países como EEUU y Reino Unido no está comercializado como en España. Es un efecto adverso poco FRECUENTE, pero al ser un medicamento que por lo común de su uso se puede abusar de él, lo mejor es evitar la tentación para que no haya pecado.

Vaya… Llegados a este punto, ya estamos a punto de cargar contra nuestra Sanidad y los medicamentos que nos venden en la farmacia. En nuestra defensa diremos que existe una  posible predisposición genética a este efecto adverso y que esta herencia proviene precisamente de los países del Norte de Europa quienes quienes no se llevan bien con el medicamento de la discordia. En España, no obstante, no se han registrado datos relevantes sobre este efecto adverso, lo que apoya la teoría de la susceptibilidad genética. De todos modos, esto es algo que no es posible ni descartar ni confirmar al 100%.

Por ello lo mejor es usar siempre Nolotil bajo prescripción médica, un máximo de 7 días en dosis lo más bajas posibles y evitar el abuso que se hace de este tipo de analgésicos, que siempre hemos consumido y que nos funciona sin problema ni resultados adversos.