Blog Aleste
Consejos de Belleza, para Niños, de Salud y mucho más...

Por un rostro radiante después del Verano

Qué bien sienta el veranito, ¿verdad? Vacaciones, playita, sol, piscina, chiringuito… Pero todo termina… ¡ay ay!… y cuando vuelves a casa y te miras al espejo… ¡socorro! te encuentras el rostro acartonado. Tu moreno ya no brilla igual. No es que dudemos de que hayas seguido nuestros consejos para cuidarte la piel en verano, es que esto pasa sí o sí; vamos, que me ha pasado hasta a mí…

Que no cunda el pánico. Aquí tienes unos breves consejos para que en septiembre tu piel vuelva a lucir radiante en pocos días.

  1. Hidratación. El principal problema de después del verano es la deshidratación. Entre el cloro, el agua, la sal, el secarse al aire, y las noches de fiesta y alcohol -no lo neguemos ;-P-, la piel va perdiendo su humedad por mucho que te pongas la crema como de costumbre. Hazte con una buena hidratante en la farmacia, adaptada a tu tipo de piel, y aplícala dos veces al día.

Ojo, si tu piel es ya de por sí seca o muy seca, necesitarás además una crema emoliente. ¿Cuál es la diferencia entre una hidratante y una emoliente? Pues que las emolientes tienen un plus de hidratación. Puede resultarte un poco densa o pastosa, no te la pongas por la mañana para salir a la calle, sino por la noche antes de acostarte, para que trabaje durante tus horas de sueño y no te resulte incómoda. 

Si eres de las que les encanta cuidarse la piel, como yo, completa el tratamiento con una mascarilla facial dos veces a la semana. Si tu piel es grasa, una que limpie los poros, y si es mixta o seca, una nutritiva o hidratante.  

el aloe vera es un gran regenerador de la piel

  1. El aloe vera y el aceite de rosa mosqueta, tus mejores aliados. Combina la hidratación con estas dos maravillas que nos brinda la naturaleza. Ya sabes que ambos tienen propiedades calmantes, regenerantes e hidratantes. Pero por favor no te eches cualquier cosa. Hay muchísimos productos en el mercado que dicen que tiene aloe vera o aceite de rosa mosqueta, pero la proporción es muy pequeña y el efecto en tu piel será nulo. Tienen que ser puros, aloe vera de verdad, vamos…

Puedes ponerte el aloe vera después de la ducha, ¡qué frescor da! Espera unos minutos para que se absorba y enseguida te pones encima tu hidratante.  

En cuanto al aceite de rosa mosqueta, mejor por la noche. Puedes alternarlo con la crema emoliente en caso de que necesites ésta última. Impregna un algodón y extiéndetelo por la cara, cuello y escote con suaves golpecitos. ¡Ojo! No hace falta que te pringues la cara hasta brillar como una estatua de cera… 

  1. ¿Quieres además prolongar tu bronceado? Toma mucho betacaroteno, ya sabes, zanahorias, calabaza y frutos rojos. Si eres una fanática o fanático del moreno, cógete un buen autobronceador. Insisto, no el de los chinos, porque después de todo lo que ha sufrido tu piel en Verano, te la echarás abajo.  
  2. Peeling facial. Si más que prologar el bronceado, lo que quieres es devolver la luminosidad a tu rostro, evitar manchas, dar un tono homogéneo y disminuir arruguitas o líneas de expresión, tienes que regenerar la piel en profundidad. Opta por un buen peeling. Puedes ir a tu dermatólogo, pero la verdad, un buen peeling químico lo encuentras en la farmacia.

Siempre por la noche antes de acostarse, y en los días posteriores es obligatorio evitar el sol a toda costa, ya que la piel nueva es muy sensible a todos los factores externos.  

Si cuidas tu piel no se secará después del Verano

5. Limpiar, limpiar y limpiar. Antes de ponerte todo lo anterior, ¡limpia tu piel! Por si no lo sabes, te lo explico: cuando tu piel está limpia de células muertas e impurezas, todos los productos que te apliques se absorben mejor y tendrán más efecto. Dos veces al día, por la mañana y por la noche. ¿Y por qué por la mañana, si durmiendo no se me ensucia la cara? Pues porque por la noche cuando dormimos es cuando más se regenera la piel, y cuando te levantas la tienes llenita de células muertas (créeme, aunque no las veas).

6. Protección solar a tope. No te descuides, sigue aplicándote tu protector solar. El sol no se va de vacaciones. 

7. Horror, ¡me han salido manchas! Amig@, esto ya es más gordo, pero tranquil@, te podemos ayudar. Pásate por nuestra farmacia, te asesoraremos maravillosamente. 

Grosso modo, aquí tienes lo más importante. Pero por favor, si tu caso es particular, o tienes alguna duda o pregunta que no hemos respondido en este post, ¡pásate a vernos!

 

Vamos a la playa ¡¡bien protegidos para el sol!!

Toca estar alerta con el sol, para no tener que lamentarlo después. Sin excusas. Las claves: controlar el tiempo de exposición y hacer buen uso de los productos solares que protejan la piel.

La conciencia por proteger la piel del sol ha aumentado de manera muy significativa en pocos años. A ello han contribuido las numerosas campañas informativas y publicitarias pero también el alarmante aumento de casos de cáncer de piel y en especial de melanoma.

En pocos años hemos podido apreciar desde la farmacia cómo la obsesión por el bronceado ha dado paso a la inquietud por frenar los daños que ocasiona el sol. Y es que cada vez sabemos más sobre cómo repercute sobre nuestra salud a medio y largo plazo la sobreexposición solar continuada.

Lo bueno del sol

Tomado con moderación, el sol aporta grandes beneficios: ayuda a sintetizar la vitamina D, influye en el estado de ánimo y proporciona el bronceado que hoy día es sinónimo de aspecto saludable.

La otra cara de la moneda.

Sin embargo, si nos exponemos a sus rayos de forma irresponsable, la repercusiones pueden ser muy nocivas para la piel (quemaduras, envejecimiento prematuro, arrugas, manchas) y la salud (cáncer de piel, melanoma,…)

Tomar el sol de manera responsable

Para poder tomar lo mejor del sol sin correr riesgos conviene tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– La protección y la dosificación en las exposiciones son la clave para obtener los beneficios del sol descartando sus efectos nocivos.

– Las primeras exposiciones han de ser moderadas y fuera del horario de máxima intensidad (de las 12 a las 16 horas)

– Antes de exponernos al sol debemos limpiar la piel de cualquier producto cosmético (cremas de tratamiento, maquillaje) para evitar posibles alergias.

– Los protectores solares protegen la piel y permiten prolongar el tiempo de exposición, por eso es tan importante su uso.

– Los factores de protección indican el umbral de resistencia de la piel antes de que se produzca un eritema (quemadura). Para poner un ejemplo: si en condiciones normales una piel tarda 5 minutos en quemarse, un índice de protección 20 multiplicará por 20 el tiempo que esta piel puede exponerse al sol sin quemarse.

– Es muy importante conocer el tipo de piel para elegir el protector solar más adecuado.

– Para que cumplan su función, los productos solares deben aplicarse de forma generosa unos 20-30 minutos antes de la exposición al sol y después de cada baño, sobre la piel seca. En los primeros días es recomendable usar un índice de protección muy alto.

– Los ojos deben protegerse con gafas de sol que tengan cristales reflectantes.

– Las colonias y perfumes con alcohol son sustancias fotosensibilizantes y pueden provocar manchas en la piel. En verano es mejor usar fragancias que no incluyan alcohol en su formulación.

– Después de los baños de sol es conveniente aplicar productos para calmar e hidratar la piel.

Protección infantil: somos responsables.

Los niños menores de 3 años no deberían tomar el sol directamente. Su piel es mucho más sensible que la de los adultos, por ello es conveniente protegerlos con gorros y camisetas y con productos solares de alta protección.

¿Qué hay de nuevo bajo el sol?

Para hacer más atractivo su uso, los nuevos protectores se encargan de añadir a sus fórmulas uno o más plus, como incentivo, como por ejemplo y novedad muy destacada, que se puedan usar sobre la piel mojada. Algo aparentemente tan sencillo puede impulsar la protección solar sobretodo entre la población más delicada, que son los niños.

Los protectores solares se van especializando según el público al que van dirigido. Llegan a ser muy precisos pues al igual que la cosmética de tratamiento los hay para todos los tipos de piel: grasa, joven, madura, con manchas, arrugas.

La protección contra los infrarrojos hasta hace poco no contemplada por muchos protectores va tomando cada vez más relevancia ya que cada vez existe más información sobre los efectos nocivos de esta radiación, capaz de potenciar los efectos negativos de los rayos UVA y UVB.

¡Cuidemos nuestra piel y nuestro moreno!

Todos pensamos en nuestro destino para las vacaciones… pero pocos piensan en qué protección solar llevar. Asusta saber que sólo el 29% de la población mundial usa protección y que 7 de cada 10 españoles lo hacen incorrectamente. Aquí vamos a ayudaros a que este verano cuidéis el órgano más grande que tenemos: la piel, y además ¡presumáis de moreno a la vuelta!

Ante todo, ¿qué significa SPF? (esas siglas que preceden a un número).

El SPF es un índice que indica la protección contra los rayos UVB (B de burning… que queman, vamos) y se traduce en el tiempo que podemos relajarnos al sol sin quemarnos. Un ejemplo: si nos quemamos en 15 minutos de exposición, con un SPF30 lo haremos 30 veces más tarde, 30×15= 450 minutos después…. siempre que usemos el protector correcto, en cantidad adecuada y reapliquemos, como mucho, cada dos horas.

Ahora… Cuéntanos a dónde te vas y te diremos ¡qué protección necesitas!

  • Playa: SPF50+. Toda precaución es poca.
  • Montaña: SPF30. No vamos a bajar la guardia: a mayor altitud menos atmósfera hay para filtrar los rayos.
  • Ciudad: SPF15 Podemos relajarnos. Si alternamos visitas a monumentos con sombrillas y autobús, claro.

¡Vamos a sacarle partido al sol!

Puedes broncearte. Pero hazlo con mucho cuidado y el resultado te sorprenderá. Aquí te dejamos algunos trucos

  1. Usa altísima protección. Aunque parezca contradictorio, si quieres un moreno bonito de larga duración, tienes que tener paciencia. Lo correcto es empezar utilizando protectores con el SPF más alto que encuentres y dedícale al sol pocos minutos al día (te tocará estar más tiempo bajo la sombrilla… pero para eso tienes varios días libres). Cuanto más tarde el color en aparecer, más durará después.

 

  1. No olvides unos cuidados básicos. El sol es más potente de 12 a 16 horas. En esa franja horaria no te broncea mejor, solo te quema más rápido, así que aprovecha para ir al chiringuito. Si vas a tomar el sol, hazlo a primerísima hora de la mañana o a última de la tarde, siempre con protección.

 

  1. Rehidrata. El proceso de bronceado en sí es una activación de la melanina del cuerpo como defensa contra a agresión solar. Contrarréstala cada día con una buena capa de after sun nutritivo. Tu piel te lo agradecerá.

 

  1. Viaja con cabeza y SPF: Los rayos solares no inciden de la misma forma en todas las partes del planeta. Si decides irte de vacaciones a lugares exóticos situados en los trópicos, ten en cuenta que el sol es mucho más potente en esas zonas porque cerca del Ecuador su distancia de la Tierra es menor.

 

  1. Destierrra falsos mitos: Cuando paseas por la orilla del mar con camiseta y sombrero, no estas protegida, el agua refleja e incrementa los rayos solares, que indicen directamente sobre tu rostro. La arena también refleja un 30% de las radiaciones. Dentro del agua y hasta un metro por debajo, se reciben el 100% de las radiaciones solares.  Los cristales del coche tampoco son una barrera, porque pueden pasar hasta un 60% de radiaciones! Incluso el césped húmedo devuelve sobre tu piel un 20% más de radiaciones solares.

 

Protegerse del sol ya no es un engorro. La nueva generación de fotoprotectores tienen una textura oil free, como los de la marca Avène, que tienen un toque seco que no deja la piel blanca. Además de ser resistentes al agua, cuentan con tres barreras de protección: por una parte, su sistema de fotoprotector de cuatro filtros; por otro, el pre-tocoferil, un eficaz antioxidante (ocho veces más potente que la vitamina E) que es fotoestable y neutraliza los radicales libres producidos por las radiaciones UVA, UVB e IR. Así que ¡ya no hay excusas! A disfrutar del Verano y a lucir piel bonita a la vuelta. Cualquier duda que tengáis, en Farmacia Aleste os ayudaremos.

Cómo sobrevivir a la Feria. Los expertos opinan.

Sevilla entra en el ecuador de su Semana Grande con dedicación en cuerpo y alma al Real de la Feria. Y es que hay verdaderos profesionales en esto de ser feriante, por eso esta semana hemos preferido acudir a uno de ellos para tener de primera mano los mejores consejos estos días.

Ana, a quien posiblemente conozcáis de alguna publicación anterior, se define como “feriante profesional”. Aunque vive fuera de Sevilla desde hace ya quince años, no falta a su cita con los flecos y los volantes cada abril.

Aleste: ¿Qué significa eso de ser “feriante profesional”?

Ana– Bueno, en feria son las únicas vacaciones que no perdono ningún año mientras pueda, y durante toda la semana vivo en y para la feria… De hecho, este evento supone más del 3 % de PIB de la ciudad, por eso yo, medio en broma medio en serio, suelo reivindicar un sueldo para los que nos dedicamos a tiempo completo a dar vida al Real…  

Aleste: ¿Existe algún requisito en particular para ejercer de feriante?

Ana– Sí y no. Pese a que aparentemente es algo al alcance de cualquiera, la vida del feriante profesional es dura, muy dura… jajaja. Requiere dedicación plena, no ya en los días de la Feria en cuestión, sino también en la fase de preparación, que yo llamo “Operación traje de Flamenca”.  Para mí no existe la operación bikini, ¡mi objetivo hay que alcanzarlo mucho antes!

Ah, y casi se me olvidaba…hay que preparar con suficiente antelación el “kit del feriante”.

Aleste: ¿Kit del feriante? ¿Podrías explicarnos en qué consiste?

Ana– ¡Claro! A ver, la verdad es que el mío en particular ha ido evolucionando con los años, la edad no perdona… Pero sin duda hay elementos que no deben faltar en el kit, sea cual sea la edad de quien se proponga sobrevivir a una feria.

Este es el kit básico de un profesional de la Feria de Sevilla: 

– Natura Mix revigorizante de Aboca . De esta manera sé que estaré a tope para disfrutar de la fiesta y “lo que el cuerpo aguante”, lo aguantará mucho mejor.

– Para evitar levantarte y al ir a enfundarte el traje de flamenca pensar… ¡Menudo careto!, es imprescindible tener Acglicolic Liposomal Serum y C-Vit Liposomal Serum de Sesderma.

-Desde hace unos años ya, noto que el estómago no aguanta tanto como antes…¡Y no hay nada peor que una tarde-noche de Feria con indigestión! Así que incorporé a mi kit el protector de estómago: un clásico, Almax. 

-Y por último, siempre me acompañan en el bolsillito del traje las pastillas para la garganta. Tengo bastante tendencia a la afonía, y eso que lo de cantar no se me da nada bien… Pero para quienes sí tengan ese envidiable don, Strepsils ¡no falla! 

Aleste: Pues sí que vas a resultar profesional, sí… ¿y dices que aún quedan más cosas?

Ana- Efectivamente 🙂 Hay que estar preparados también para “el después”, ya sea de una jornada intensa de festejo o de la finalización de la semana “de trabajo”.

-Siempre conviene tener a mano también las tiritas para ampollas Compeed, que una mala rozadura puede amargarte toda una feria.

-La solución Aquilea Piernas Cansadas  es ya algo sin lo que no puedo pasar una Feria. Los profesionales que nos tomamos esto en serio no escatimamos en horas, y si echamos cuentas será fácil que superemos las jornadas de muchos de los camareros de las casetas… así que es importante que en el rato que dormimos, nuestras piernas tengan también un merecido descanso.

Aleste: Bueno, con este arsenal seguro que pasas una feria estupenda…

Ana- ¡Eso espero! Pero ya os digo, la vida del feriante es muy dura… 

 

Share This Post

 

Toca protegerse del sol

Toca estar alerta con el sol, para no tener que lamentarlo después. Sin excusas. Las claves: controlar el tiempo de exposición y hacer buen uso de los productos solares que protejan la piel.

La conciencia por proteger la piel del sol ha aumentado de manera muy significativa en pocos años. A ello han contribuido las numerosas campañas informativas y publicitarias pero también el alarmante aumento de casos de cáncer de piel y en especial de melanoma.

En pocos años hemos podido apreciar desde la farmacia cómo la obsesión por el bronceado ha dado paso a la inquietud por frenar los daños que ocasiona el sol. Y es que cada vez sabemos más sobre cómo repercute sobre nuestra salud a medio y largo plazo la sobreexposición solar continuada.

Lo bueno del sol

Tomado con moderación, el sol aporta grandes beneficios: ayuda a sintetizar la vitamina D, influye en el estado de ánimo y proporciona el bronceado que hoy día es sinónimo de aspecto saludable.

La otra cara de la moneda

Sin embargo, si nos exponemos a sus rayos de forma irresponsable, la repercusiones pueden ser muy nocivas para la piel (quemaduras, envejecimiento prematuro, arrugas, manchas) y la salud (cáncer de piel, melanoma,…)

Tomar el sol de manera responsable

Para poder tomar lo mejor del sol sin correr riesgos conviene tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La protección y la dosificación en las exposiciones son la clave para obtener los beneficios del sol descartando sus efectos nocivos.
  • Las primeras exposiciones han de ser moderadas y fuera del horario de máxima intensidad (de las 12 a las 16 horas)
  • Antes de exponernos al sol debemos limpiar la piel de cualquier producto cosmético (cremas de tratamiento, maquillaje) para evitar posibles alergias.
  • Los protectores solares protegen la piel y permiten prolongar el tiempo de exposición, por eso es tan importante su uso. Los factores de protección indican el umbral de resistencia de la piel antes de que se produzca un eritema (queadura). Para poner un ejemplo: si en condiciones normales una piel tarda 5 minutos en quemarse, un índice de protección 20 multiplicará por 20 el tiempo que esta piel puede exponerse al sol sin quemarse.
  • Es muy importante conocer el tipo de piel para elegir el protector solar más adecuado.
  • Para que cumplan su función, los productos solares deben aplicarse de forma generosa unos 20-30 minutos antes de la exposición al sol y después de cada baño, sobre la piel seca. En los primeros días es recomendable usar un índice de protección muy alto.
  • Los ojos deben protegerse con gafas de sol que tengan cristales reflectantes.
  • Las colonias y perfumes con alcohol son sustancias fotosensibilizantes y pueden provocar manchas en la piel. En verano es mejor usar fragancias que no incluyan alcohol en su formulación.
  • Después de los baños de sol es conveniente aplicar productos para calmar e hidratar la piel.

Protección infantil: somos responsables.

Los niños menores de 3 años no deberían tomar el sol directamente. Su piel es mucho más sensible que la de los adultos, por ello es conveniente protegerlos con gorros y camisetas y con productos solares de alta protección.