Blog Aleste
Consejos de Belleza, para Niños, de Salud y mucho más...

Perder peso a través de la “Real Food”

Seguimos con la cuesta de enero…que cuesta más por esos kilos de más que llevamos encima. ¿Te suena? ¿Eres también del club de los 3 kilos navideños que no se quieren ir?

Yo me pesé nada más terminar la Navidad, y ahí estaban, tres malditos compañeros hechos a base de comidas familiares, turrones y un largo etc del que no me quiero acordar.

Me dije nada más comenzar, esto Mariquilla, es una dieta détox de esas, un drenante y de nuevo eres tú… O no…porque lo que bajo en la semana, sube el fin de semana cuando mi marido foddie me lleva a  descubrir nuevos mundos. Vuelta a empezar y mi cuerpo no reacciona igual…claro… es hora de plantarse y replantearse las cosas…porque somos lo que comemos. ¿Qué comemos?

La sociedad se infla a ultraprocesados, además con etiquetas que nos esconden su maquiavélica composición, detrás de reclamos como light, bajo en grasas…( pero híperlleno de azúcares…) y nutricionalmente muy pobres que hacen que siempre estemos cansados, con hambre y comamos más.

Me uno a esa corriente que tanto suena: el REALFOOD, que si se lo contamos a nuestras abuelas, es la de comer con cabeza, y comer lo de siempre y cuando toca.

Consiste en comer con consciencia, con conocimiento del producto que comemos, y de su alto valor nutricional. Ojo, no es fácil y te pasará como a mi…que la primera vez, te pasas más tiempo en el hipermecado que todas las veces que has ido antes. Empiezas a leer las etiquetas y comprenderlas.

Nuestras recomendaciones:

  • Si no tiene etiqueta, mejor, eso es que es una materia prima ( quien ha visto la etiqueta de unas manzanas…)
  • Olvídate de esos nombres que se anuncian como sanos, pro y todo lo que te ha dicho la publicidad, es eso, publicidad.
  • Las etiquetas de valor nutricional nos habla de cantidad de Kcal, no de la calidad… preferible son unas almendras a un donuts, pero quizás las almendras parezca que tienen más kcal…
  • El orden de los ingredientes, descubrirlo es como que Marie Kondo te enseñe a doblar los chalecos para que ocupen menos. Los ingredientes aparecen según cantidad que representan, de más a menos, y es en esos momentos cuando descubrimos que el jamón de york no existe o que el fiambre de pavo es más patata que pavo. (Se te queda la misma cara de sorpresa que cuando ves que todos tus chalecos caben en un único cajón…)
  • Reconocer al enemigo número uno, el más huidizo, ese que siempre se oculta…el AZÚCAR. Puede presentarse como almidón modificado, jarabes de glucosa, sacarosa, fructosa…

Vamos, como diría nuestra abuela, cuanto menos letras y menos E mejor, que eso parece un medicamento…Compremos como ellas hacían, de manera local y de temporada.

Yo llevo así dos semanas, y de pensar qué triste manzana es mi merienda, disfruto ahora de elaborarme macedonias de fruta de temporada, sustituir los doritos por zanahorias baby y de comenzar en casa mi propio masterchef. Sin olvidar lo gustoso de ir a una buena frutería y experimentar los olores de la fruta y verdura fresca o lo bien que sienta un buen potaje de lentejas…como el que hacían las abuelas.

Disminuyendo las carnes procesadas, aumentando las legumbres, eliminando los azúcares añadidos y haciendo un poco de ejercicio, poco a poco iré perdiendo a mis indeseables okupas de las caderas, detecto mejor los sabores naturales de los alimentos, ayudo a que el sistema sea más sostenible (la larga y terrible historia de la explotación agrícola) y antetodo, me siento mejor.

Vitaminas para superar el Invierno

 

En épocas como esta, en las que además de estar a dieta hace mucho frío, podemos sentirnos un poco más débiles. Si además eres de los que se presentan a los exámenes, más motivos aún para necesitar algo más de energía…

¡Es normal que nos cansemos y nos resfriemos más de lo habitual llevando tantas cosas para adelante! Por eso muchas veces, en situaciones como estas,  es recomendable darle a nuestro organismo un aporte extra de vitaminas.

Vitaminas para superar el invierno

Todos conocemos la importancia de las vitaminas en la salud humana. Estos micronutrientes son imprescindibles para el organismo; actúan en diversos procesos de regulación del metabolismo y son vitales para transformar los alimentos en energía.

Hay 13 vitaminas diferentes, clasificadas en:

Solubles en agua, que incluyen el grupo de vitamina B y vitamina C. Son fácilmente expulsadas por el cuerpo a través de la orina. Debido a que no se pueden almacenar, es necesario tomarlas con mayor frecuencia.

La Vitamina C, sabemos que es un importante cofactor del sistema inmune, así que no dudes y aprovecha para comer naranjas, ricas en ella y prevenir así enfermedades. El complejo de vitamina B presenta funciones importantes para el sistema nervioso.

Solubles en grasa,  que incluyen las vitaminas A, D, E y K . Cuando entran en el cuerpo, son absorbidas por el tracto intestinal y pasan al torrente sanguíneo. Son más difíciles de disolver y las cantidades en exceso se almacenan en el hígado o en la grasa del cuerpo.

La paradoja de las vitaminas es que salvo la Vitamina D, el organismo es incapaz de fabricarlas por sí mismo, por lo que una dieta variada y equilibrada es importante para asegurar conseguir el aporte diario de vitaminas imprescindibles para funcionar como un reloj.

En los casos en los que la alimentación es insuficiente o en épocas de más desgaste, siempre podemos recurrir a complementos alimenticios ricos en vitaminas y minerales y suplementos que merman la fatiga y favorecen tu rendimiento intelectual, cognitivo y físico. Es la ayuda ideal para afrontar el periodo de exámenes con la energía que necesitas, por ejemplo. También niños con un crecimiento rápido, mujeres que toman anticonceptivos, ancianos y personas que presentan tratamientos crónicos con fármacos, puesto que éstos pueden afectar a la absorción de vitaminas.

Pero ojo, los complejos vitamínicos no deben sustituir nunca a una dieta equilibrada ni a un estilo de vida saludable, sólo sirven para complementarlas.  Un déficit de vitaminas da la cara con síntomas como pérdida de apetito, fatiga, falta de concentración, irritabilidad, apatía o insomnio. 

Muchas personas temen sufrir una sobredosis de vitaminas cuando toman complementos como el Supradyn o  el Multicentrum. La Vitamina C y del grupo B no presentan ningún peligro, puesto que al ser hidrosolubles se eliminan por la orina cuando existe un exceso.

En cambio, la Vitamina A sí que puede tener efectos nocivos cuando se tomas más de 200000 UI en una sola dosis en tratamientos prolongados, y la vitamina D no debe sobrepasar las 100000 UI. Pero obviamente en una suplementación no se alcanza esa dosis diaria y el tratamiento prolongado solo  llega a provocar la acumulación de 10 a 5 veces la cantidad recomendada. Por tanto, siempre que estés controlado por tu médico o farmacéutico no existe ningún riesgo.

Si estás ahora a dieta y te sientes con cansancio o si de tantas horas de biblioteca crees que ya estás ko antes de empezar la época fuerte de exámenes… No te dejes vencer ¡pásate por Farmacia Aleste y nosotros estaremos encantados de aconsejarte!

 

 

¿Cómo cumplir los propósitos de año nuevo?

Acabamos de empezar un nuevo año, lo que implica una ruptura con el año anterior y el comienzo de un nuevo ciclo y una oportunidad para “volver a empezar”.  Todos hemos terminado 2018 imaginando cómo queremos que sea este 2019… Pero para que se cumpla no sólo basta con pensarlo.

Los propósitos más comunes son ponerse en forma -sacarle partido de una vez por todas al gimnasio al que llevas apuntado desde septiembre ;-P-, perder peso -cuando acabemos el roscón claro…-, aprender algún idioma, viajar, conseguir un trabajo, restablecer vículos con familiares y amigos a los hemos abandonado un poquillo, ascender en el trabajo… Las posibilidades son tantas como personas por el mundo.

Deteniéndonos un poco a pensar en cada uno de los propósitos, todos ellos significan de alguna manera “volver a empezar”, ya que pretenden mejorar en este año algo que no nos salió del todo bien en 2018; es la esperanza de que lo que no resultó, pueda tener una nueva oportunidad en 2019.

Pero para que no nos pase lo mismo que el año pasado, tenemos que hacer que estos propósitos sean alcanzables.  Lo podemos hacer más fácil si nos vamos poniendo metas pequeñitas en lugar de pensar: “voy a perder peso, voy a perder 10 kilos en dos meses”. Seamos realistas, por ejemplo, “voy a perder 3 kilos en dos meses”.

Vamos a evitar ponernos metas poco realistas porque ya de por sí, con el ritmo de vida tan frenético que llevamos, repleto de horarios y obligaciones, es difícil llevar a buen fin todos nuestros objetivos; cuánto más si se complican y fallamos, pues  entonces caemos en la desmotivación y la meta final deja de estar presente en nuestras mentes.

¿Cómo conseguirlo?

Para alcanzar nuestros objetivos, tenemos que enfocarnos en ellos… pero ¿cómo? Lo importante es que conectes con lo que realmente deseas y cuando lo tengas claro, lo organices en un planning,  ¡haremos una lista! Plantéatelo como cuando tienes que llenar la nevera y haces la lista de la compra. Primero visualizas todo lo que necesitas, lo apuntas y vas a por ello. Realiza tu propósito por etapas, para que percibas como lo vas alcanzando y lo que aún te falta, es la manera más realista de saber llegar a él.

Otro problema de los propósito es que la fuerza la tenemos en enero…¡y el año tiene 11 meses más! y claro… pronto se nos olvida.  Para que seamos constantes, la mejor idea es tener un objetivo por mes, con 30 días tenemos tiempo para realizar los cambios que nos propongamos, ¡siempre que sean alcanzables! 

 

Hay veces, que los propósitos que nos planteamos son más  difíciles de lo que pensábamos, como suele ocurrir con los relacionados a perder peso y mantener una dieta o dejar de fumar.  En estos casos, antes de abandonar acude a un profesional, porque tu salud te lo agradecerá. Desde Farmacia Aleste, ponemos a tu disposición personal cualificado, como nuestra nutricionista Sonia que te motivará durante todo el año para que consigas perder esos kilos que te incomodan. Además, puedes contar con nosotros para alcanzar la deshabituación tabática, tan complicada, con distintos tratamientos y consejo profesional.

¡Este año los propósitos de Farmacia Aleste, sois tú y tu salud! ¿Nos ayudas a conseguirlos? 🙂

 

 

¡Tenemos el antídoto para las indigestiones en Navidad!

¿Quieres saber cómo evitar las molestias digestivas? 

Si a pesar de haber intentado seguir todos nuestros consejos, y sin haber llegado a terminar el plato siquiera ¡ya tengas dolor de tripa!, es que necesitas ayuda. Los excesos pasan factura y por eso en estas fechas aparecen molestias digestivas, las más frecuentes son las diarreas, la acidez o las indigestiones pero también se pueden producir pancreatitis, tanto por movilización de piedras en la vesícula, como por el consumo de alcohol o comidas muy grasas.

Algunas claves para evitar que estos problemas:

  • Compensar unas comidas con otras. Antes de la comida festiva es recomendable consumir verduras o alimentos a la plancha. Nunca hay que saltárselas porque cuanta más hambre, más excesos se comenten.
  • Intentar controlar el consumo de alcohol. Para ello es recomendable alternar con agua. Recuerda que el alcohol aporta calorías vacías y deshidrata. Así evitaremos la temida resaca.
  • Contra el ardor evita las comidas copiosas y grasas, el alcohol y el tabaco. Puedes acudir a remedios como las infusiones de manzanilla con anÌs, o el hinojo, sales de frutas o bicarbonato o adquirir algún antiácido en la farmacia como el Almax Forte.
  • Dejar dos horas desde la ingesta hasta irse a dormir. Dar un paseo después de comer ayuda mucho.

Algunas ayuditas externas:

Si a pesar de todo crees que no vas a ser capaz de evitar pecar de vez en cuando y ya que al fin y al cabo la Navidad es solo una vez al año, existen productos que permiten bloquear las calorías de estas comidas ricas en hidratos o grasas.

  • El Lipocrom, que absorbe las grasas más rápidamente que el Chitosán y no provoca el efecto secundario de la diarrea.
  • El Fabenol, extracto de judía (Phaseolus vulgaris L.) limita la absorción de los hidratos de carbono. En conjunto reduce considerablemente el valor calórico de la comida junto a la que se toma, fomentando así que se quemen las grasas acumuladas que tenemos en el organismo. Además contiene picolinato de cromo que regula los niveles de glucosa sanguíneos y los picos de insulina, produciendo un mejor control del apetito.
  • Otro producto de la misma línea es el HCgras 100 de Nutricion Center, que tiene un efecto dos en uno, es capaz de absorber grasas y además bloquear los hidratos de carbono de estas comidas copiosas.

HCgrass se puede tomar de dos maneras: de forma puntual en un exceso de comida, o de forma diaria como tratamiento. En el primer caso, hay que tomar dos cápsulas juntas hasta dos minutos antes de la comida copiosa; como tratamiento, se toma una cápsula antes de la comida principal, que suele ser al mediodía.

Para desengrasar:

En esos días entre comida o comida, te recomendamos no saltarte ninguna ingesta y desintoxicar tu organismo ayudado de alimentos como:

  • Alcachofa: Rica en fibra y en sustancias como la cinarina, con propiedades estimuladoras de la vesícula biliar, protectora del hígado y otras sustancias diuréticas y digestivas. Favorece el funcionamiento del hígado. Además, su contenido en inulina, mejora la digestión y la flora intestinal.
  • Calabacín: Apenas tiene grasas ni calorías y es rico en nutrientes. Tiene un contenido moderado de fibra y altos niveles de potasio, que ayuda a eliminar toxinas. Contiene fósforo, calcio y magnesio y vitaminas B9, A, C y D. Además es muy diurético.
  • Piña: Es una fruta baja en calorÌas muy diurética y por su alto contenido en fibra previene el estreñimiento. Además activa el metabolismo y la eliminación de grasa, facilitando la digestión. Es rica en vitaminas C, B1, B6, ácido fólico y minerales como el potasio. Contiene una enzima llamada bromelina que contribuye a mejorar la digestión y destruirlos parásitos intestinales.
  • Papaya: Cuenta con un valor calórico bajo. Destaca su aporte de potasio y es una fuente muy importante de vitamina C, asÌ como de provitamina A. Contiene pequeñas cantidades de una enzima, la papaína, que ayuda a digerir las proteínas. Además tiene mucha fibra.
  • Setas: Solo cuentan con 20 calorías por cada 100 gramos gracias a su alto contenido en agua. Contienen ergosterol, que puede transformarse en vitamina D, por ello favorecen la absorción de calcio y fósforo, lo que contribuye a la mineralización de huesos y dientes. Acumulan buenas cantidades de vitaminas del grupo B. En concreto, destaca su aporte de vitaminas B2 y B3, además de ser fuente de algunos minerales como yodo, potasio y fósforo. ¡Y están muy ricas!
  • Pomelo: El 90 por ciento de su contenido es agua y por eso sacia el estómago. Tiene menos calorías que otros cítricos, como la naranja, la mandarina o el limón. Cuenta con un alto contenido en vitamina C y ácido fólico, carotenoides antioxidantes y minerales de potasio y magnesio. Favorece la digestión de los alimentos, sobre todo aquellos ricos en grasas.
  • Tomate: Alimento poco energético (20 calorías por 100 gramos), compuesto sobretodo de agua e hidratos de carbono. Es una fuente interesante de fibra, minerales como el potasio y el fósforo, y de vitaminas, entre las que destacan la C, E, provitamina A y vitaminas del grupo B, en especial B1 y niacina o B3. Además, presenta un alto contenido en carotenos como el licopeno, pigmento natural que aporta al tomate su color rojo característico. Es una importante fuente de antioxidantes.

Esperamos que este post os sirva a todos para estas Fiestas y para cualquier cosa que necesitéis. Os esperamos con un mazapán en Farmacia Aleste.

¡Felices Fiestas!

 

Que no te pasen factura las fiestas

Llevamos semanas hablando de las comidas y cenas navideñas y a estas alturas seguro que ya habéis perdido la cuenta de las que habéis tenido y las que tenéis en agenda.

Copiosas comidas con interminables sobremesas y el consiguiente riesgo de que después nos pase factura más allá del bolsillo. De hecho, es en esta época cuando más peso ganamos: entre 3 y 5 kilos de media.

Es fundamental ser conscientes de que lo vamos a comer y tenerlo en cuenta para elaborar menús que puedan hacer las delicias de los paladares más exigentes sin que haya arrepentimientos posteriores. Y siempre sin perder de vista los MUST de esta época: es importante compensar los excesos en la dieta entre celebración y celebración, pero sin saltarse nunca una de las comidas; no debemos abandonar el deporte en estos días y, lo más difícil: comer y beber de manera controlada.

¿Qué preparamos para Nochebuena, carne o pescado?

Pescados y mariscos suelen ser los protagonistas en la mesa en estas fechas y son muy buenas opciones a la hora de elegir el menú, especialmente en el caso de las cenas, donde las carnes resultan más pesadas.

Las proteínas del pescado son de alto valor biológico, ya que contienen una proporción elevada de aminoácidos esenciales, aquellos que no pueden ser sintetizados por nuestro organismo y además, son de fácil digestión. Tiene un contenido medio-bajo en grasa -los azules tienen casi el doble que los blancos-, son ricos en ácidos grasos omega-3, ¡muy saludables para el corazón! y poseen muy baja cantidad de hidratos de carbono. Sin olvidarnos de todos los minerales y vitaminas -calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio, hierro y yodo-.

Un buen ejemplo de todas estas propiedades es el besugo, que cocinándolo al horno con un chorro de aceite, sal y limón, es suficiente para sacarle el máximo partido de una forma muy saludable.

Los mariscos poseen un gran número de minerales, destacando el gran contenido en cinc, especialmente en las ostras, y en hierro, ya que contienen tanto como la carne. Además, si se les añade un chorro de limón se consigue un excelente cocktail antioxidante para lucir belleza estas Navidades ;-).

¡Un secreto! un aperitivo de gambas, langostinos a la plancha, mejillones al vapor, salpicón de marisco o gulas con gambas 20 minutos antes de las comidas puede ayudar a saciar nuestro estómago y reducir así las porciones de la comida principal. Para aquellos que puedan permitírselo, el caviar, además de un placer gastronómico, está cargado de omega-3 y de vitamina D.

¿Cómo acompañamos? 

Para los acompañamientos vamos a optar por opciones sanas y sabrosas que no incrementen innecesariamente las calorías de nuestros platos. Aquí os dejamos algunas ideas:

  • El puré de manzana o de castaña son buenas y sabrosas alternativas para carnes y pescados.
  • Las patatas, mejor cocidas o asadas que fritas o en puré.
  • Las ensaladas siempre son una buena opción, utiliza aceite de oliva para aliñarlas y échale imaginación.  Utiliza la lombarda, estamos en su época y da mucho colorido a los platos.
  • Las verduras a la plancha también quedan perfectas, son saciantes y muy sanas. Y para los más peques puedes hacer chips de verduras si las cortas muy finas y las horneas a fuego lento.

¿Y de postre?

Polvorones, mazapanes, turrón… La Navidad nos pone a prueba con todos estos dulces, con un alto contenido en azúcares y grasas. Si hablamos de turrón hay que tener en cuenta que las diferentes calidades (suprema, extra, estándar y popular) dependen de la cantidad del ingrediente principal que lleve, cuanto menos añadidos tengan mejor.

Respecto a los polvorones y los mazapanes, aunque con un valor energético similar (entre 450-500 Kcal/100 gramos-, los segundos son más recomendables que los primeros por la calidad de la grasa. Así, para elaborar el polvorón se usa manteca de cerdo como ingrediente base, con gran cantidad de ácidos grasos saturados. En el mazapán, la materia prima grasa son las almendras con sus ácidos grasos insaturados y ausencia de colesterol.

Si queremos una opción menos dulce pero de buen sabor, en el mercado hay postres de menor aporte calórico. Sin embargo, hay que saber diferenciar entre los términos sin azúcar y sin azúcar añadido. El primero implica que el producto no contiene más de 0,5 gramos de azúcar por 100 gramos, el segundo garantiza que durante su elaboración no se han añadido ni monosacáridos ni disacáridos ni ningún alimento empleado por sus propiedades edulcorantes.

¡Chin-chin!

A la hora de brindar, vamos a hacerlo con moderación, ¡que muchas veces tenemos que coger el coche después! Si se quiere rebajar el consumo de calorías una buena opción es tomar el vino o la cerveza con gaseosa o bien acudir a la sidra de baja graduación. Los chupitos es mejor sustituirlos por el champán y si vamos tomar combinados, es preferible con refrescos con bajo contenido en azúcar.

En definitiva, podemos comer un poco de todo pero con mucho sentido común.