Blog Aleste
Consejos de Belleza, para Niños, de Salud y mucho más...

Rompiendo mitos sobre la depresión

Esta semana en la que el frío por fin ha llegado, salimos de noche de casa para el trabajo o el cole y volvemos también casi de noche, es normal que nuestro ánimo decaiga… Parece que estamos deprimidos pero es importante no confundir conceptos ni momentos de mayor tristeza o decaimiento con esta enfermedad.

La depresión es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo prolongado. La mayoría de nosotros se ha sentido de esta manera alguna que otra vez pero sólo durante espacios cortos de tiempo.

Hoy desde Farmacia Aleste, queremos eliminar la confusión e insuflar un poco de ánimo a todos, y para ello hemos estado recogiendo algunas creencias y dudas:

Nadie es triste porque es triste… La tristeza persistente es uno de los síntomas de la depresión, pero este problema de salud mental puede presentar también síntomas físicos como pérdida del apetito o por el contrario, comer más de la cuenta, alteraciones de sueño (insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta) fatiga generalizada, dificultad para concentrarnos, recordar y tomar decisiones, dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos que no responden al tratamiento. También pueden presentarse síntomas emocionales como cambios en el comportamiento, falta de autoestima y pérdida de interés por actividades habituales… En las personas enfermas, estos síntomas duran más de dos semanas. Si te son conocidos, no lo dudes y busca ayuda sin miedo.

Cualquier persona, independientemente de su sexo, etnia o edad puede tener depresión en un momento determinado de su vida. Ciertos acontecimientos vitales difíciles de afrontar pueden actuar como desencadenantes (pérdida de seres queridos, desempleo…) pero se trata de un problema de salud mental en sí mismo.

Según la OMS, es el problema de salud mental más común y afecta a 121 millones de individuos en todo el mundo. Imagina, ¡hasta un 10% de las personas necesitarán ayuda para vencer la depresión durante su vida y hasta un 20% presenta riesgo de padecerla. Así que que no te quepa duda…¡superarla es de valientes!

Es cierto que existe una depresión orgánica, una depresión asociada a ciertas enfermedades del Sistema Nervioso Central (parkinson, tumores, demencias, esclerosis múltiple, epilepsia…etc) y entre el 25%-40% de las personas afectadas presentarán un trastorno depresivo en el curso de su condición. También determinados trastornos endocrinos se asocian a la depresión, como el hiper/hipotiroidismo. Si teneis algún familiar que sufre alguna enfermedad de las mencionadas u otras que afecten de manera importante en su día a día, estad atentos para poder ayudarle.

Hasta hace no mucho tiempo, se asociaba la depresión con un déficit de serotonina, noradrenalina o dopamina. Estudios más recientes apuntan a lesiones en ciertas neuronas que no detectan correctamente estos estímulos. Los antidepresivos más modernos funcionan regulando la cantidad de estás sustancias en nuestro organismo.

Por sí sola, o en combinación con otros tratamientos, la terapia psicológica cognitivo-conductal y, en menor medida, la interpersonal se han probado eficaces en el tratamiento de los distintos tipos de trastornos depresivos. Todos necesitamos de vez en cuando, hablar y expresar nuestros problemas y tristezas con palabras, para verlos desde fuera de nuestra cabeza. Los psicólogos son especialmente útiles para tratar los síntomas de la depresión y enseñar al paciente a modificar las características de su personalidad que le predisponen ésta,  así como detectar y combatir los síntomas de manera temprana y prevenir las recaídas. Es hora de que se acaben ya las vergüenzas y pidamos la ayuda de un profesional sin reparo 🙂

La depresión es uno de los problemas de salud mental que mejor responde al tratamiento. La OMS señala que un 60-80% de los individuos afectados responde positivamente a un tratamiento combinado de fármacos y psicoterapia. Pero ¡ojo! la recuperación no es inmediata y puede llevar varios meses y requiere ante todo mucha voluntad para superarlo.

Está demostrado que el estrés incrementa la presencia de hormonas esteroideas como el cortisol en la sangre y en el cerebro. Es posible que la presencia mantenida (no ocasional) de cantidades elevadas de esas hormonas en el cerebro sea una causa destacada de la lesión de las neuronas del hipocampo y ocasione la caída en  una depresión. Por suerte, desde hace unos años sabemos que ciertas zonas del cerebro las neuronas son capaces de regenerarse, por eso es importante tomarse la vida con tranquilidad, intentar focalizarse en el lado positivo de las cosas y disfrutar de los pequeños placeres y de las personas que queremos.

Nosotros, por nuestra parte os queremos recomendamos apuntar cada noche diez cosas buenas que os hayan pasado durante día, aunque sea simplemente haber tomado un cafe caliente cuando tenías frío o escuchar vuestra canción favorita en el coche;  porque saber pararse en esos detalles y disfrutarlos ayuda a que el estrés desaparezca y que la vida sea más “happy” en los difíciles tiempos de corren. La felicidad no es cuestión de suerte…¡es cuestión de actitud!

 

 

0 Comentarios

    Responder

    XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.