Mantén la salud también dentro de casa

Quédate estos días en casa pero sigue cuidando tu estado físico y mental a través del ejercicio y la buena alimentación. No pierdas ojo a estos consejos para hacer frente al COVID-19 sin salir de casa. ¡Podemos con el coronavirus!
  • No abuses de la pasta y el arroz y come más frutas, verduras y carnes magras
  • No olvides hidratarte bien, de 6 a 8 vasos diarios de agua
  • Para equilibar la falta de Vitamina D que nos proporciona el sol, aumenta la ingesta de lácteos enteros, y pescado azul. Tambien puede ser de lata.
  • Sigue manteniéndote en forma realizando flexiones, sentadillas, abdominales, siempre a corde con tu capacidad física.
  • No abusar de las pantallas; móvil, televisión, ordenador. Información sí pero controlada y siempre de fuentes ofciales.
  • Aprovecha para leer esos libros que tienes pendientes
Estas son algunas recomendaciones para que tus días en casa sean más llevaderos y sobre todo más saludables. Si necesitas más información, ¡pregúntanos!

¿Necesitamos una mascarilla para el Coronavirus?

El Coronavirus se está extendiendo muy rápidamente por una serie de factores que ya hemos comentado y uno de los protagonistas están siendo las famosas mascarillas.

¿Son realmente efectivas?

Pues depende del tipo y del riesgo de contagio. En China, foco de la infección que ya cuenta con más de 74 mil infectados, el uso de mascarillas es recomendado por las autoridades sanitarias. En casos de profesionales en contacto directo con enfermos muy contagiosos,  se utilizarían mascarillas de protección individual autofiltrantes para partículas con un nivel de protección FFP-3, puesto que filtrarían hasta un 98% de partículas con 0,3 micras (super chicas), la OMS en estos casos recomienda la filtración del 95%. Para personas que convivan en zonas de mucho contagio o de riesgo moderado, se puede utilizar una FFP-2 que tienen una eficacia del 92%.

covid 19

Ambos modelos están agotados en el Mundo, debido a que la demanda ha superado todas las expectativas (hay muchos chinos en China) y por algo que a veces obviamos en occidente, casi la mayor parte de mascarillas se fabrican en Chinas y debido al año nuevo chino y la cuarentena, los procesos de producción se pararon, por tanto, ahora vivimos las consecuencias.

Las mascarillas que sí podemos encontrar aún en farmacias, son las quirúrgicas, éstas no nos protegen de la infección, pero como medida altruista de contagio pueden ayudar a que una persona infectada no transmita los agentes infecciosos. Nos ayuda a controlar la enfermedad… Aunque si no estás enfermo… ¿para qué la vas a usar?

Entonces… ¡menuda psicosis lo de controlar aeropuertos, aislar, cancelar partidos de fútbol! ¡El Mobile World Congress y puede que las Olimpiadas! Puede que lo parezca, pero quizás sea mejor prevenir que convivir en los próximos años con una nueva enfermedad que no conocemos, y que no sabemos hacia dónde “evolucionará”.

Al aislarse China (y dejar de fabricar mascarillas) nos ha dado meses al resto del mundo para prepararnos, cuanto más aislemos el virus, más difícil será su contagio masivo (imagina si nada hubiera parado en China… que hubiera ocurrido), evitar la mortalidad en grupos de riesgo, podremos tratar los casos mejorr, conocer al virus  y así erradicarlo, para que simplemente pase a la historia como otro párrafo en los futuros libros de microbiología, como le pasó a su primo SRAS.

Coronavirus

El COVID- 19 es algo que puede causarnos ahora pánico, porque no lo conocemos, pero con información de las fuentes adecuadas y con las sencillas medidas higiénicas, nuestra preocupación debería pasar a las múltiples resistencias a los antibióticos que cada día crece y al uso racional de los medicamentos.

Y si aún te queda alguna preocupación ven a hablar con nosotros en Farmacia Aleste, en Avenida de las Ciencias, 49, en Sevilla Este ¡y resolveremos tus dudas!

 

 

Coronavirus para principiantes

Pequeña y humilde reflexión de una friki de la ciencia: Llevamos meses convirtiéndonos en especialistas de un virus ya bautizado como COVID-19 y poco podemos añadir a todo lo dicho sobre lo que se comienza a llamar “pandemia” por Coronavirus.

 

¿Por qué se llama coronavirus?

Si lo viéramos al microscopio, parece que lleva una corona, que son realmente unas especies de “antenitas” que permite infectar a las células.

Los coronavirus son una gran familia de virus pero solo sabemos que suelen infectar a animales y que mutan con mucha facilidad. Pueden “evolucionar” siendo capaces de infectar a personas y por eso tienden a ser más difíciles de controlar y hay que ponerse las pilas en el momento que se detectan, para controlarlo y que no se nos vaya de las manos.

 

covid 19

 

¿Vamos a morir todos?

Ahora mismo no, la mortalidad está en un 2%. Mucho menor que otras enfermedades como puede ser la gripe de todos los años. Esto no implica que menospreciemos la enfermedad, porque en pacientes mayores > 75 años, pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades graves, la mortalidad es alta, y son por tanto grupo de riesgo. El resto de las personas, podemos cursar de manera asintomática, como un resfriado del que nos podemos recuperar

 

¿Y para eso se le llama PANDEMIA?

Aclaremos: aunque en las pelis y videojuegos la pandemia suena a zombies, muerte y destrucción… en la realidad las enfermedades que cumplen: el ser nuevas (no descritas), se pueden transmitir, y pueden ocasionar casos graves (nuestros pobres grupos de riesgo) se consideran pandemia.

 

¿Uso mascarillas para que no me lo peguen en el avión?

¡¡Bueno!! El tema de la semana y la nueva fiebre del oro en Amazon. Nuestro nuevo amigo COVID-19 se contagia de manera parecida a la gripe, por contacto cercano a las personas infectadas, por las gotitas que caen de los estornudos y de la tos, de tocar superficies, cuerpos contaminadas por esas gotitas.

Pensemos pues como evitarlo. Aquí debemos ser en primer lugar altruistas, es decir, puede que seamos portadores del virus, incluso que lo tengamos pero no lo sepamos. En ese caso intentemos taparnos la boca cuando estornudemos o tosamos con un pañuelo desechable o con el propio codo e intentemos mantener una higiene de manos correcta, ya sea con geles desinfectantes hidroalcoholicos o con agua y jabón.

 

mascarillas

 

¿Te queda alguna duda? No te preocupes, puedes pasarte a consultarnos y te recomendaremos las mejores medidas higiénicas. Te esperamos en Farmacia Aleste, en Avenida de las Ciencias, 49, en Sevilla Este.

Y si lo que te interesa es saber más sobre la protección con mascarillas ¡pincha aquí!

 

 

 

Perder peso a través de la «Real Food»

A todos nos gustan las tapitas, el pescaíto frito, las cervecitas pero claro… ¡cuando te pesas entras en modo drama!

A lo mejor piensas que con una dieta détox de esas y un drenante de nuevo eres tú… O no…porque lo que bajas en la semana, sube el fin de semana. Vuelta a empezar y tu cuerpo no reacciona igual…claro… es hora de plantarse y replantearse las cosas…porque somos lo que comemos. ¿Qué comemos?

La sociedad se infla a ultraprocesados, además con etiquetas que nos esconden su maquiavélica composición, detrás de reclamos como light, bajo en grasas…( pero híperlleno de azúcares…) y nutricionalmente muy pobres que hacen que siempre estemos cansados, con hambre y comamos más.

Nos unimos a esa corriente que tanto suena: el REALFOOD, que si se lo contamos a nuestras abuelas, es la de comer con cabeza, y comer lo de siempre y cuando toca.

Consiste en comer con consciencia, con conocimiento del producto que comemos, y de su alto valor nutricional. Ojo, no es fácil y te pasará como a mi…que la primera vez, te pasas más tiempo en el hipermecado que todas las veces que has ido antes. Empiezas a leer las etiquetas y comprenderlas.

Nuestras recomendaciones:

  • Si no tiene etiqueta, mejor, eso es que es una materia prima ( quien ha visto la etiqueta de unas manzanas…)
  • Olvídate de esos nombres que se anuncian como sanos, pro y todo lo que te ha dicho la publicidad, es eso, publicidad.
  • Las etiquetas de valor nutricional nos habla de cantidad de Kcal, no de la calidad… preferible son unas almendras a un donuts, pero quizás las almendras parezca que tienen más kcal…
  • El orden de los ingredientes, descubrirlo es como que Marie Kondo te enseñe a doblar los chalecos para que ocupen menos. Los ingredientes aparecen según cantidad que representan, de más a menos, y es en esos momentos cuando descubrimos que el jamón de york no existe o que el fiambre de pavo es más patata que pavo. (Se te queda la misma cara de sorpresa que cuando ves que todos tus chalecos caben en un único cajón…)
  • Reconocer al enemigo número uno, el más huidizo, ese que siempre se oculta…el AZÚCAR. Puede presentarse como almidón modificado, jarabes de glucosa, sacarosa, fructosa…

Vamos, como diría nuestra abuela, cuanto menos letras y menos E mejor, que eso parece un medicamento…Compremos como ellas hacían, de manera local y de temporada.

Pasa de pensar qué triste manzana es tu merienda, y disfruta ahora de elaborarte macedonias de fruta de temporada, sustituir los doritos por zanahorias baby y de comenzar en casa tu propio masterchef. Sin olvidar lo gustoso de ir a una buena frutería y experimentar los olores de la fruta y verdura fresca o lo bien que sienta un buen potaje de lentejas…como el que hacían las abuelas.

Disminuyendo las carnes procesadas, aumentando las legumbres, eliminando los azúcares añadidos y haciendo un poco de ejercicio, poco a poco iré perdiendo a mis indeseables okupas de las caderas, detecto mejor los sabores naturales de los alimentos, ayudo a que el sistema sea más sostenible (la larga y terrible historia de la explotación agrícola) y ante todo, me siento mejor.

Rompiendo mitos sobre la depresión

Esta semana en la que el frío por fin ha llegado, salimos de noche de casa para el trabajo o el cole y volvemos también casi de noche, es normal que nuestro ánimo decaiga… Parece que estamos deprimidos pero es importante no confundir conceptos ni momentos de mayor tristeza o decaimiento con esta enfermedad.

La depresión es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo prolongado. La mayoría de nosotros se ha sentido de esta manera alguna que otra vez pero sólo durante espacios cortos de tiempo.

Hoy desde Farmacia Aleste, queremos eliminar la confusión e insuflar un poco de ánimo a todos, y para ello hemos estado recogiendo algunas creencias y dudas:

Nadie es triste porque es triste… La tristeza persistente es uno de los síntomas de la depresión, pero este problema de salud mental puede presentar también síntomas físicos como pérdida del apetito o por el contrario, comer más de la cuenta, alteraciones de sueño (insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta) fatiga generalizada, dificultad para concentrarnos, recordar y tomar decisiones, dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos que no responden al tratamiento. También pueden presentarse síntomas emocionales como cambios en el comportamiento, falta de autoestima y pérdida de interés por actividades habituales… En las personas enfermas, estos síntomas duran más de dos semanas. Si te son conocidos, no lo dudes y busca ayuda sin miedo.

Cualquier persona, independientemente de su sexo, etnia o edad puede tener depresión en un momento determinado de su vida. Ciertos acontecimientos vitales difíciles de afrontar pueden actuar como desencadenantes (pérdida de seres queridos, desempleo…) pero se trata de un problema de salud mental en sí mismo.

Según la OMS, es el problema de salud mental más común y afecta a 121 millones de individuos en todo el mundo. Imagina, ¡hasta un 10% de las personas necesitarán ayuda para vencer la depresión durante su vida y hasta un 20% presenta riesgo de padecerla. Así que que no te quepa duda…¡superarla es de valientes!

Es cierto que existe una depresión orgánica, una depresión asociada a ciertas enfermedades del Sistema Nervioso Central (parkinson, tumores, demencias, esclerosis múltiple, epilepsia…etc) y entre el 25%-40% de las personas afectadas presentarán un trastorno depresivo en el curso de su condición. También determinados trastornos endocrinos se asocian a la depresión, como el hiper/hipotiroidismo. Si teneis algún familiar que sufre alguna enfermedad de las mencionadas u otras que afecten de manera importante en su día a día, estad atentos para poder ayudarle.

Hasta hace no mucho tiempo, se asociaba la depresión con un déficit de serotonina, noradrenalina o dopamina. Estudios más recientes apuntan a lesiones en ciertas neuronas que no detectan correctamente estos estímulos. Los antidepresivos más modernos funcionan regulando la cantidad de estás sustancias en nuestro organismo.

Por sí sola, o en combinación con otros tratamientos, la terapia psicológica cognitivo-conductal y, en menor medida, la interpersonal se han probado eficaces en el tratamiento de los distintos tipos de trastornos depresivos. Todos necesitamos de vez en cuando, hablar y expresar nuestros problemas y tristezas con palabras, para verlos desde fuera de nuestra cabeza. Los psicólogos son especialmente útiles para tratar los síntomas de la depresión y enseñar al paciente a modificar las características de su personalidad que le predisponen ésta,  así como detectar y combatir los síntomas de manera temprana y prevenir las recaídas. Es hora de que se acaben ya las vergüenzas y pidamos la ayuda de un profesional sin reparo 🙂

La depresión es uno de los problemas de salud mental que mejor responde al tratamiento. La OMS señala que un 60-80% de los individuos afectados responde positivamente a un tratamiento combinado de fármacos y psicoterapia. Pero ¡ojo! la recuperación no es inmediata y puede llevar varios meses y requiere ante todo mucha voluntad para superarlo.

Está demostrado que el estrés incrementa la presencia de hormonas esteroideas como el cortisol en la sangre y en el cerebro. Es posible que la presencia mantenida (no ocasional) de cantidades elevadas de esas hormonas en el cerebro sea una causa destacada de la lesión de las neuronas del hipocampo y ocasione la caída en  una depresión. Por suerte, desde hace unos años sabemos que ciertas zonas del cerebro las neuronas son capaces de regenerarse, por eso es importante tomarse la vida con tranquilidad, intentar focalizarse en el lado positivo de las cosas y disfrutar de los pequeños placeres y de las personas que queremos.

Nosotros, por nuestra parte os queremos recomendamos apuntar cada noche diez cosas buenas que os hayan pasado durante día, aunque sea simplemente haber tomado un cafe caliente cuando tenías frío o escuchar vuestra canción favorita en el coche;  porque saber pararse en esos detalles y disfrutarlos ayuda a que el estrés desaparezca y que la vida sea más “happy” en los difíciles tiempos de corren. La felicidad no es cuestión de suerte…¡es cuestión de actitud!