Que las canas no brillen más que tu sonrisa…