blog-post-img-572

PostFeria, que no post-de-feria ;-)

Después de habernos puesto a dieta, operación traje de flamenca, o como queramos llamarlo, lograr caber un año más en el vestido y lucir palmito en una de nuestras semanas grandes, después de tanto esfuerzo…, y llega la feria y nos hartamos de comer y beber de todo… de todo lo que no se debe: pescaito frito, croquetas, tortilla, manzanilla… Al final nos hinchamos y no sólo el traje deja de quedarnos tan bien como al principio, sino que las consecuencias siguen dejándose notar después de la feria incluso…¿no os pasa?

Las malas digestiones en feria son algo que es familiar a más de uno, sobre todo cuando aún continúan pasados ya los días de excesos. Son trastornos frecuentes que cursan con dolor de estómago y pesadez toda la tarde. No es grave, pero ¿a quién no resultan molestos unos importunos gases o no poder ir al baño con  la regularidad deseada?  ¡¡Vamos a contaros algunos truquitos para el post Feria!!

1. Las comidas

Sabemos que si tenemos malas digestiones, estreñimiento, gases y dolor de estómago… la dieta del feriante no es la más adecuada, pero ¡es que es una semana al año! Bueno, tómatelo con calma y las semanas de después lo que haremos será variar algunos hábitos alimentarios, evitando las comidas rápidas y ricas en grasas.

Intenta comer despacio y masticando bien, en pequeñas cantidades. En Feria sabemos que ha sido casi imposible, porque aunque lo intentemos, la mayoría de platos los compartimos  y perdemos el control sobre las proporciones que comemos. Siempre es preferible que tomes algo para ti y luego comas algo del compartido.

Seguro que con el calor de la caseta no hemos podido evitar las bebidas gaseosas…y para calmar la sed entre manzanilla y fino, habría sido mucho mejor una botellita de agua en mano que atenuara mejor el efecto de deshidratación del alcohol…

Para los desayunos y la depuración de feria, vamos a incluir una dieta rica en frutas, como el kiwi  que facilita la digestión porque contiene actinidina, una enzima que contribuye a romper las proteínas de diferentes alimentos como la ternera, el pollo, el pescado, las legumbres, los cereales, los lácteos y el huevo.

Las semanas de post feria, podemos además restringir un poco el consumo de carne, ya que las proteínas de este alimento provocan la lieración de gastrina, una hormona que estimula la secreción de ácido gástrico. Optaremos por platos más fáciles de digerir, aderezados con un chorrito de aceite de oliva que puede inhibir la secreción de ácidos.

2. Hidratación

El estreñimiento es otro de los caballos de batalla digestivos que suele dar la cara cuando cambiamos abruptamente nuestra dieta. Afecta al 20% de la población, sobre todo a mujeres y personas muy nerviosas. Como no existe una solución médica definitiva, lo mejor será prevenirlo, ¿no?

La primera medida es hidratarse correctamente. La cantidad de agua que necesita nuestro organismo varía en función de diversos factores como la edad, el sexo, la actividad física, dieta y el clima. En nuestro caso, adultos sanos, con actividad física moderada (eso implica que habremos bailado alguna que otra sevillana) y el clima templado (mejor dicho caluroso…) debemos tomar 2 litros de agua al día en el caso de los hombres y 1,6 en las mujeres. Seguro que ahora estás pensando y te das cuenta que no cumples este mínimo… Tranquil@, eso le sucede al 50% de la población.  Así que aunque en la feria la estrella sea el rebujito o la manzanilla, la próxima vez no olvides beber agua, aunque no tengas sed. Tendrás además menos fatiga, mejorarás la atención y mejor memoria… ¡aunque esto también dependerá de las copitas que lleves! 😉

Tras la feria, es también importante acoger otros hábitos saludables, como serán despedirnos del estrés, ejercicio diario -nos acercamos al verano- y comer más fibra.

3.Fitoterapia, tu gran aliada

Existen preparados a base de plantas medicinales que pueden ayudar a combatir las molestias. Hay plantas que favorecen la digestión, como la menta verde, la menta poleo o la manzanilla -esta vez hablamos de la infusión, ¡ojo!-. Otras previenen los gases, como el anís estrellado o el hinojo. Para  la función hepática, que vamos a necesitar que esté en sus mejores condiciones, nada como la alcachofa o el boldo. Y para aliviar el estreñimiento, semillas de plantado si es crónico y para ocasional mejor tomar sen o frángula.

4. Da la bienvenida a los probióticos

¿Qué son los probióticos? Se tratan de organismos vivos presentes en algunos alimentos  o en preparados farmacéuticos que tienen su indicación fundamental en el tratamiento de cuadros de diarreas. También se emplean en el tratamiento de la distensión abdominal o en el síndrome de intestino irritable. Por eso, es bueno que en ocasiones como la Feria, tomemos un suplemento con probióticos, que nos ayudará a proteger nuestro aparato digestivo y a reforzar nuestra flora bacteriana (que el alcohol destroza…todo sea dicho). Para que realmente sean efectivos, es mejor tomarlos en ayunas o por la noche antes de acostarse.

5. Disfruta de los aceites esenciales

Los aceites esenciales, aunque no te lo creas, tienen una gran aplicación para combatir las molestias digestivas. La canela de Ceylan (Cinnamomun verum) para la digestión o el limón (Citrus limon) para los gases.  Pero es importante usarlos correctamente para lograr un buen resultado terapéutico. Quizás estemos poco familiarizados con ello, pero  un remedio natural para la indigestión es tomar una gota de aceite esencial de jengibre y a los 10 minutos una gota de menta piperita. No te asustes, se toman sobre un terrón de azúcar :-) Sabemos que esto es un poco complicado llevarlo a cabo durante la feria, pero para depurarnos después, no viene nada mal.

También podemos utilizar los aceites esenciales para combatir los gases, que son frecuentes estas semanas y totalmente antiestéticos, porque arruina el perfil de cualquier tripa…y el traje de flamenca no engaña nada de nada. Tenemos una solución sencilla y que está literalmente en tus manos: mezcla de 5 gotas de aceite esencia de mirto rojo, otras 5 de estragón, con 10 gotas de aceite vegetal, como el de almendras dulces. Con esta mezcla, masajea el vientre en el sentido de las agujas del reloj dos o tres veces al día. Los resultados los apreciarás en poco tiempo 😉

Bueno, esperamos que estos consejos os ayuden a recuperados de los dolores de tripa post-feria… Para cualquier duda, ¡nos vemos en Aleste!

María Domínguez Barragán 70 posts

Farmacéutica y Bioquímica. Trabajo en Farmacia Aleste, rodeada de un gran equipo de profesionales dispuestos a velar por tu salud y resolver tus dudas.
Apasionada del Running, deporte en general, la nutricéutica, dermofarmacia, nutrición y todo lo referente al Wellness en general.

No hay comentarios

There are no comments in this article, be the first to comment!

Leave a Reply

Rules of the Blog
Do not post violating content, tags like bold, italic and underline are allowed that means HTML can be used while commenting. Lorem ipsum dolor sit amet conceur half the time you know i know what.