blog-post-img-587

La dura vida del feriante ;-)

Sevilla entra en el ecuador de sus fiestas de primavera y cuando muchos ya han cumplido con su penitencia, en el sentido más literal, otros se preparan para la suya particular: dedicación en cuerpo y alma al Real de la Feria. Y es que hay verdaderos profesionales en esto de ser feriante, por eso esta semana hemos preferido acudir a uno de ellos para tener de primera mano los mejores consejos para los días de fiesta y excesos que tenemos a la vuelta de la esquina.

Ana, a quien posiblemente conozcáis de alguna publicación anterior, se define como “feriante profesional”. Aunque vive fuera de Sevilla desde hace ya quince años, no falta a su cita con los flecos y los volantes cada abril.

Aleste: ¿Qué significa eso de ser “feriante profesional”?

Ana- Bueno, en feria son las únicas vacaciones que no perdono ningún año mientras pueda, y durante toda la semana vivo en y para la feria… De hecho, este evento supone más del 3 % de PIB de la ciudad, por eso yo, medio en broma medio en serio, suelo reivindicar un sueldo para los que nos dedicamos a tiempo completo a dar vida al Real…¡después de todo somos la fuente de actividad económica de ese porcentaje del PIB!

Aleste: ¿Existe algún requisito en particular para ejercer de feriante?

Ana- Sí y no. Pese a que aparentemente es algo al alcance de cualquiera, la vida del feriante profesional es dura, muy dura…jajaja. Requiere dedicación plena, no ya en los días de la feria en cuestión, sino también en la fase de preparación, que yo llamo “Operación traje de Flamenca”. Y no sólo eso, todo mi calendario gira en realidad en torno a la semana en que se celebre la feria de abril: visitas a la peluquería para que la longitud del pelo sea la óptima, proyectos de trabajo, dieta… Para mí no existe la operación bikini, ¡mi objetivo hay que alcanzarlo mucho antes! Ah, y casi se me olvidaba…hay que preparar con suficiente antelación el “kit del feriante” 😉

Aleste: ¿Kit del feriante? ¿Podrías explicarnos en qué consiste?

 Ana- ¡Claro! A ver, la verdad es que el mío en particular ha ido evolucionando con los años, la edad no perdona…Pero sin duda hay elementos que no deben faltar en el kit, sea cual sea la edad de quien se proponga sobrevivir a una feria.

Lo dividiría en tres partes, en función de cuándo vayamos a usar los productos. Es imprescindible revisar con tiempo lo que tenemos y reponer de inmediato lo que se nos haya acabado, ¡que después llegan las prisas de última hora y podemos pagar caras las consecuencias!

Yo siempre empiezo por “el antes”, que es todo lo que necesito para estar a punto el día del pescaíto.

-Desde días o incluso semanas antes, tomo Pharmaton Complex. De esta manera sé que estaré a tope para disfrutar de la fiesta y “lo que el cuerpo aguante”, lo aguantará mucho mejor.

– Ahora ya menos, desde que se llevan los trajes con manga larga, pero para much@s es importante lucir moreno, y no siempre tenemos la posibilidad de ir a la playa para coger color…así que no está de más tener a mano las toallitas autobronceadoras de Comodines. Yo este año lo que sí quiero probar es Piernas divinas de Caudalie, para lucir piernas morenas el lunes del alumbrao :-)

-Claro, que yo el lunes creo que se me va a acabar la feria, y cuando me levanto para enfundarme el traje de flamenca…¡menudo careto! Por eso es imprescindible tener las ampollas Flash de Martiderm…¡y cara nueva! Lista para el maquillaje.

-Desde hace unos años ya, noto que el estómago no aguanta tanto como antes…¡Y no hay nada peor que una tarde-noche de feria con indigestión! Así que decidí asumir los achaques de la edad e incorporé a mi kit el protector de estómago. Digemax es totalemnte natural, otra opción complementaria, más que alternativa, es el Resalim, que es además mano de santo para bregar con las resacas 😉

Aleste: ¿Todo eso sólo como preparativos? ¡Madre mía!

 Ana- Y no sólo eso, pues hay productos, como Aquadren, que siendo fundamentales durante el transcurso de la feria para retener el menor líquido posible y evitar hincharnos demasiado, yo también tomo durante mi “Operación traje de Flamenca”, para asegurarme de llegar al objetivo y entrar en el traje. Y después vienen los demás productos del “durante”, como yo digo.

-No pueden faltar las platillas “Party Feet” para aliviar la carga en la planta por los tacones. Yo soy terrible con los zapatos y no estoy acostumbrada, ¡así que toda ayuda es poca! En cuanto a las rozaduras, he de decir que desde que descubrí la barrita de Compeed, que se pone en las zonas propensas al roce antes de calzarnos, mi relación con los zapatos de vestir ha cambiado por completo…¡es una maravilla!

-Y por último, siempre me acompañan en el bolsillito del traje las pastillas para la garganta. Tengo bastante tendencia a la afonía, y eso que lo de cantar no se me da nada bien…Pero para quienes sí tengan ese envidiable don, existe incluso una versión “voz” de la Lizipaina. Angileptol suelen ser mis preferidas, en cualquier caso.

 Aleste: Pues sí que vas a resultar profesional, sí… ¿y dices que aún quedan más cosas?

 Ana- Efectivamente :-) Hay que estar preparados también para “el después”, ya sea de una jornada intensa de festejo o de la finalización de la semana “de trabajo”.

-Para el camino de vuelta a casa, o simplemente cuando nuestros pies digan “hasta aquí hemos llegado”, están las bailarinas mínimas de Scholl. Caben en cualquier sitio y suponen un gran alivio cuando ya no puedes más. Además las hay de tantos colores que si me apuras hasta se pueden conjuntar con el traje de flamenca 😉

-Siempre conviene tener a mano también las tiritas para ampollas Compeed, que uno puede no atinar con la barrita y una mala rozadura puede amargarte toda una feria.

-La emulsión Legvass de Martiderm para piernas cansadas es ya algo sin lo que no puedo pasar una feria. Los profesionales que nos tomamos esto en serio no escatimamos en horas, y si echamos cuentas será fácil que superemos las jornadas de muchos de los camareros de las casetas…así que es importante que en el rato que dormimos, nuestras piernas tengan también un merecido descanso.

-Y por útlimo, ese momento en el que toca desmaquillarse…¡qué pereza! Como solución express ante el agotamiento, lo mejor es tener toallitas desmaquillantes, aunque he de reconocer que en más de una ocasión la batería se me agota antes y me quedo dormida con todo el maquillaje. Por eso considero fundamental también tener una buena exfoliante, que el albero se incrusta en lo más profundo de nuestra piel y menudas mezclas pueden llegar a formarse ahí… Abradermol, de Sesderma, limpia en profundidad y se puede utilizar tanto para la cara como para el cuerpo. ¡Y te deja la piel suavecita suavecita! :-)

Aleste: Bueno, con este arsenal seguro que pasas una feria estupenda…

Ana- ¡Eso espero! Pero ya os digo, la vida del feriante es muy dura… Por lo pronto aún estoy en la “Operación traje de flamenca”, confiando en poder abrocharme el traje sin tener que dejar de respirar  en tan sólo unos días.

María Domínguez Barragán 70 posts

Farmacéutica y Bioquímica. Trabajo en Farmacia Aleste, rodeada de un gran equipo de profesionales dispuestos a velar por tu salud y resolver tus dudas.
Apasionada del Running, deporte en general, la nutricéutica, dermofarmacia, nutrición y todo lo referente al Wellness en general.

2 comentarios

  • Lucia (3 años ago) Reply

    A día de hoy, post como esten son realmente una gran fuente de información y muy utiles, me alegro de que
    te tomes el tiempo de publicar las cosas de una manera tan clara.

    • in reply to Lucia #2

      Gracias!! Intentamos dar lo mejor de nosotros, dar información y a la vez ser divertidos y claros!! Estamos encantados de poder ayudarte en cualquier cuestión que te presente dudas :)

Leave a Reply

Rules of the Blog
Do not post violating content, tags like bold, italic and underline are allowed that means HTML can be used while commenting. Lorem ipsum dolor sit amet conceur half the time you know i know what.