blog-post-img-146

Cómo reforzar las defensas de bebés y mamás

Los bebés son muy sensibles a los cambios y a las condiciones ambientales, además de estar más expuestos a los contagios.

Ya sabemos que en el parque o en la guardería o en cualquier lugar donde estén en contacto con otros niños, es fácil que cojan pequeños catarros o molestias intestinales. Por eso, hay que mantenerlos protegidos, tanto a ellos como a las mamás, para evitar la transmisión de virus de unos a otros y así poder disfrutar de todo el tiempo con ellos sin preocupaciones.

madre e hijo

Lo más importante es mantener una buena alimentación, procurando que sea lo más sana y equilibrada posible, y que contenga las suficientes proteínas, hidratos, minerales, vitaminas, fibras y grasas. En este aspecto, la lactancia materna es esencial durante los primeros meses de vida, ya que contiene todas las defensas que la madre posee y estas pasan al niño, reforzando su sistema inmunitario y evitando problemas comunes como la otitis, las enfermedades gastrointestinales así como las vías respiratorias todavía muy inmaduras en muchos niños menores.

nena comiendo frutas

Pero, ¿cómo podemos aumentar sus defensas? Cada vez más, los padres huyen de los medicamentos cuando el niño es pequeño, apostando por los remedios naturales, la homeopatía y la fitoterapia, que proporcionan un aporte extera de nutritivos y no tienen ningún efecto adverso.

Los probióticos están funcionando muy bien, puesto que son microoorganismos vivos que permanecen activos en el intestino y actúan de manera beneficiosa en la salud gastrointestinal y en el sistema inmunitario. Además también son recomendables, cuando, por enfermadades más graves, el niño se ha visto obligado a tomar antibióticos, recuperando el equilibrio de la flora intestinal.

Los nutricionistas comenta que ahora hay muchos productos especialmente pensados para niños más suaves que los de adulto y que refuerzan aquellos aspectos más necesarios de los pequeños.

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE

A pesar de sus virtudes, los probióticos solo deben funcionar como complemento de unos hábitos  de vida saludable para el pequeño, entre los que destacan:

1.- Tener en cuenta el calendario de vacunas y no saltarse ninguna de ellas.

2.– El descanso: Los niños deben dormir al menos 10 horas, para así empezar cada día con energía y conservar un sistema inmunológico fuerte. Es recomendable acostarlos antes de las 21 h, en un ambiente confortable y sin ruidos.

3.- Evitar lugares cerrados: por la poca ventilación, estos lugares acumulan los virus y es más prpbable que se contagie. Por eso, es mucho mejor salir al parque o pasear.

4.-Higiene: desde pequeños, debemos enseñarles a lavarse las manos con frecuencia, principalmente antes de las comidas, además de no coger nada del suelo y vigilar la limpieza de objetos como el chupete y el biberón.

5.- Ejercicio: no es necesario que el niño se canse, pero sí es muy recomendable que se mueva lo máximo posible. Saltar, correr, gatear, pedalear, bailar…

6.- Y sobre todo, darles muchísimo amor. Los mimos, las caricias y las sonrisas harán que el bebé crezca feliz y sano.

Para cualquier duda que tengas, aquí te esperamos para resolverlas, en nuestro equipo contamos con muchas mamis :)

 

María Domínguez Barragán 70 posts

Farmacéutica y Bioquímica. Trabajo en Farmacia Aleste, rodeada de un gran equipo de profesionales dispuestos a velar por tu salud y resolver tus dudas.
Apasionada del Running, deporte en general, la nutricéutica, dermofarmacia, nutrición y todo lo referente al Wellness en general.

2 comentarios

Leave a Reply

Rules of the Blog
Do not post violating content, tags like bold, italic and underline are allowed that means HTML can be used while commenting. Lorem ipsum dolor sit amet conceur half the time you know i know what.